Dos iglesias incendiadas y saqueos deja aniversario de estallido social en Chile

Al menos dos iglesias incendiadas, varios focos de protestas y saqueos en Santiago, ciudad capital ha dejado la conmemoración de este 18 de octubre en Chile, a un año de las manifestaciones que acabaron en un estallido social, las más graves desde el fin de la dictadura militar (1973-1990) de ese país.

Unas 25 mil personas salieron a manifestarse el pasado domingo en Santiago y otras ciudades del país conmemorando las masivas protestas sociales que estallaron a finales del año pasado.

Los santuarios incendiados fueron la Iglesia San Francisco de Borja, usado regularmente por el cuerpo policial de Carabineros para ceremonias institucionales, y la Iglesia de la Asunción, una de las más antiguas de la capital, con más de un siglo y medio de antigüedad. Ambos templos se encuentran ubicados en Santiago, en las cercanías de la Plaza Italia o denominada por la multitud como «Plaza de la Dignidad», donde se concentran la mayoría de las manifestaciones.

En otras calles de la ciudad capital y el interior del país fueron reportados focos de violencias con saqueos y barricadas. Más de 15 estaciones del Metro de Santiago cerraron sus puertas de manera preventiva ante los disturbios, ya que fue en el servicio subterráneo donde comenzaron las protestas el año pasado.

Sumado a ello, se une el descontento de algunos sectores en el país suramericano previo a los comicios del próximo domingo 25 de octubre donde se espera, sea consultado a través de un referendo, la posibilidad de escribir o no una nueva Constitución que reemplace el texto actual que data desde la dictadura militar (1973 – 1990).

Lo sucedido este domingo generó gran preocupación a nivel sanitario ya que el país suramericano se encuentra en fase de desconfinamiento gradual ante el paso de la pandemia del coronavirus (Covid-19), trabajo a cargo del ministro para la Salud, Enrique Paris, quien este lunes se pronunció de manera rotunda, aludiendo la responsabilidad de un posible rebrote a los manifestantes.

«Quienes llamaron a marchar y no cumplieron las normas sanitarias que habían prometido tiene un riesgo que correr, ya que el código sanitario dice que debe ser castigado quien pusiera en peligro la salud pública… Si en 14 días tenemos un brote, los que llamaron a manifestarse y no se preocuparon ellos serán los responsables, así como a nosotros nos hacen responsable de lo que ocurre», declaró con molestia.

Las protestas que estallaron el 18 de octubre del año pasado dejaron dejaron más de 30 muertos, miles de heridos y severos daños materiales.

Fotografía principal: Reuters / Iván Alvarado

Daylis González

Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Santa Rosa. Posee diplomado en Técnicas y Artes fotográficas | Santiago de Chile, Chile | Twitter | Instagram