No hay paz en el Barcelona F.C

Otra vez el documento Burofax es el protagonista en el actual y desde hace meses, conflictivo mundo del club catalán y la pelea no es solamente entre la dirigencia y Lionel Messi, ahora es contra la mayoría de sus jugadores y a esto se le sumó una evidente grieta entre los profesionales dentro del vestuario por diferencias de pensamientos.

La dirigencia del Barcelona, de la mano de su presidente el controvertido y cuestionado José María Bartomeu, pidieron en recientes días a los jugadores del primer club de la entidad blaugrana en reducir sus salarios debido al déficit y pérdidas económicas que sufre el club por la conocida pandemia del COVID- 19.

La idea original es que no rescindan de sus ganancias, si no que se aplace el cobro del porcentaje de los sueldos para cuando se normalice la situación con respecto a la salud mundial, que permita a la institución recuperar sus economías con el ingreso monetario de entradas en su estadio, ventas de camisetas y mejora de los derechos televisivos.

Por esta decisión dirigencial, 21 jugadores expresaron su negativa a la propuesta por medio del Burofax este domingo 18 de octubre. A esto se le sumó un notable episodio a la historia, la negativa en firmar el documento el guardameta alemán Marc Ter Stegen, el defensa central francés Clement Lenglet y el mediocampista neerlandés Frenkie De Jong, situación que dio a entender el desacuerdo entre los jugadores y una posible ruptura del vestuario.

Cabe recordar y destacar que los ánimos dentro del vestuario del Barcelona no pasan por su mejor etapa, luego de la revolución post eliminación de la pasada Champions League y la llegada del técnico Ronald Koeman, que hizo que por decisión de la gerencia, varios referentes del club para ese entonces como el delantero uruguayo Luis Suárez y el mediocampista chileno Arturo Vidal hayan sido echados de la institución, situación que no cayó nada bien entre algunos de sus jugadores, en especial a su capitán el argentino Lionel Messi. A esto se le sumó las versiones por parte de la prensa del distanciamiento de Messi con Gerard Piqué, por la poca empatía y apoyo público del defensa central catalán en dichos conflictos.

El próximo 5 de noviembre es la fecha límite que puso el Barsa para la modificación salarial y según algunos medios de comunicación de España, de no acatar los jugadores la medida, la dirigencia se tomará las atribuciones para que se respete la decisión de manera unilateral. Definitivamente, no hay paz en el mundo del Barcelona Fútbol Club y se avecina otras batallas en la guerra catalana dirigencial – jugadores.

Al parecer, lejos quedaron los tiempos de alegrías en el vestuario del Barsa.

Freddy González Gil

Comunicador Social venezolano-argentino, especialista en Artes Audiovisuales, amante del deporte y más de 15 años de experiencia | Buenos Aires, Argentina | Twitter | Instagram