Hospitalizan a Maradona y su médico detalla las causas: “Tiene el corazón roto”

La tarde de este lunes 2 de noviembre, el considerado por muchos como el mejor futbolista de todos los tiempos, Diego Armando Maradona, fue internado en una clínica de la localidad de La Plata, provincia de Buenos Aires, en principio como medida de prevención para ajustarle su medicación, pero desde el entorno privado del “Pelusa”, se habla de un fuerte estado depresivo.

El pasado viernes 30 de octubre, Maradona cumplió 60 años de vida, casualmente en la fecha de la vuelta del fútbol local argentino, luego del paro de actividades de siete meses y 228 días por la conocida situación mundial por el Coronavirus. Ese día se disputó el encuentro con resultado favorable para los dirigidos por “el Diego”, Gimnasia y Esgrima La Plata  con marcador final de 3 tantos a 0 contra Patronato de Paraná.

De parte de la AFA, comandado por su presidente Claudio “Chiqui” Tapia y su vice Marcelo Tinelli, se le rindió un homenaje previo al partido, pero hasta el último momento se dudó de la presencia del astro argentino por su bajo estado de ánimo.

Para cumplir con el compromiso, Diego hizo acto de presencia, pero al momento del recorrido dentro de la cancha se le notó bastante triste y con semblante caído. Luego del pequeño agasajo abandonó el lugar y no pudo dirigir técnicamente a su equipo.

Para calmar un poco las aguas entre los periodistas presentes en la clínica y sobre todo, a sus fieles fanáticos en el país gaucho y del mundo, su médico personal Leopoldo Luque dio un poco de tranquilidad en sus declaraciones al referirse que no estaba Maradona en estado de gravedad como en otras ocasiones, que entró por un cuadro de deshidratación, pero enfatizó que era importante hacer la internación. “Está mal psicológicamente y a todos eso nos repercute en el cuerpo, se alimenta mal, te cambia todo. Es el factor principal que lleva a que sea internado. Lo vi triste. Diego es una persona de ciclos: a veces está muy bien y, de a ratos, no tan bien. No me gustaba el momento en el que estaba. Traerlo acá lo ayuda. Está caído, sin ganas de comer, de hablar. Extraña mucho a sus padres. El cumpleaños fue una fecha que le removió muchas cosas. Tiene roto el corazón”.

La internación fue aceptada por Maradona sin problemas y se estima que esté en observación por lo menos tres días, situación que pone en duda su participación en la dirección técnica con el “Lobo” de La Plata en el partido del próximo domingo 8 de noviembre.

Por ahora, quienes acompañan en la clínica a Diego Armando Maradona son su sobrino Johny Espósito y Maxi Pomargo, cuñado de su abogado personal Matías Morla.

Freddy González Gil

Comunicador Social venezolano-argentino, especialista en Artes Audiovisuales, amante del deporte y más de 15 años de experiencia | Buenos Aires, Argentina | Twitter | Instagram