Tiempos de prueba: vacuna de AstraZeneca y Oxford requiere más análisis

AstraZeneca y la Universidad de Oxford tienen trabajo por hacer para confirmar si su vacuna COVID-19 puede tener un 90% de efectividad, según mostraron los datos revisados por pares publicados en The Lancet el martes, lo que podría ralentizar su eventual lanzamiento en la lucha contra la pandemia.

Considerado una vez como el pionero en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, el equipo británico fue superado por la farmacéutica estadounidense Pfizer, cuyas inyecciones, con una tasa de éxito de alrededor del 95%, comenzaron a administrarse a ancianos del Reino Unido el martes.

Los resultados detallados de los ensayos de AstraZeneca/Oxford han sido esperados con impaciencia después de que algunos científicos criticaran la falta de información en su anuncio inicial el mes pasado.

Sin embargo, un estudio de la revista médica The Lancet dio pocas pistas adicionales sobre por qué la eficacia de la vacuna fue del 62% para los participantes del ensayo que recibieron dos dosis completas, pero del 90% para un subgrupo más pequeño que recibió la mitad y luego una dosis completa. “(Esto) requerirá más investigación a medida que haya más datos disponibles del ensayo”, dijo el estudio.

Menos del 6% de los participantes del ensayo en el Reino Unido recibieron el régimen de dosis más baja y ninguno de ellos tenía más de 55 años, lo que significa que se necesitarán más investigaciones para detectar la eficacia de la vacuna en personas mayores que son particularmente susceptibles al COVID-19.

El análisis conjunto de datos provisionales de pruebas de fase avanzada de la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford mostró una eficacia media del 70,4%, anunció Oxford. La cifra se ubica por encima del 50% mínimo establecido por la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos.

Las vacunas COVID-19 de Pfizer/BioNTech y Moderna han informado niveles de eficacia de más del 90% en ensayos de última etapa.

Pero la vacuna AstraZeneca/Oxford se considera particularmente importante para hacer frente a la pandemia en el mundo en desarrollo, ya que sería más barata y más fácil de distribuir (Cortesía Reuters).