Tambaleándose de nuevo por COVID-19, Amazonas recibe respiradores, oxígeno del ejército de Brasil y Venezuela

El estado selvático brasileño de Amazonas recibió más suministros de emergencia de oxígeno y respiradores el sábado, mientras el ejército y la vecina Venezuela se apresuraban a aliviar una crisis humanitaria en desarrollo causada por un devastador brote de COVID-19.

El ejército también dijo que había evacuado a 12 pacientes de hospitales en la capital del estado, Manaos, a la ciudad norteña de Sao Luis durante la noche, con hospitales en un punto de ruptura sin suministros de oxígeno y salas de cuidados intensivos desbordadas.

Se cavaron fosas comunes en Manaos durante la primera ola de la pandemia el año pasado. Escenas desgarradoras están emergiendo nuevamente en la segunda ola, de médicos y familiares que se quedan sin suministros y equipos tratando desesperadamente de mantener con vida a los pacientes afectados por el virus.

La Fuerza Aérea de Brasil dijo el sábado que un segundo vuelo había aterrizado en Manaos con ocho tanques de oxígeno líquido, luego de una entrega de emergencia anterior de cinco tanques, y la Marina dijo en un comunicado que enviará 40 respiradores.

Mientras tanto, Venezuela dijo que envió el primer lote de suministros de oxígeno en el viaje por carretera de 1.500 km (930 millas) a Amazonas, que debería llegar a Manaos el domingo.

El canciller Jorge Arreaza dijo que el gobierno venezolano “suministrará oxígeno mientras dure la situación de emergencia en el estado de Amazonas”.

Brasil ahora está lidiando con una segunda ola del virus en forma de bola de nieve y una nueva variante del coronavirus, potencialmente más contagiosa, que se originó en Amazonas y llevó a Gran Bretaña el jueves a prohibir la entrada a los brasileños.

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro, un ex capitán del ejército de extrema derecha y escéptico de COVID, ha sido objeto de fuertes críticas por su manejo de la crisis y su fracaso hasta ahora en implementar un programa de vacunación, mientras que el número de muertos aumenta (Cortesía Reuters).