“Traté de salvarla”: El desgarrador mensaje de la madre de joven venezolana abusada en Argentina

Por: Vanessa Rivas – todosahora.com

Al grito de “Te apoyamos Thais”, fue recibida la mañana de este jueves en una protesta convocada para exigir justicia, la madre de la joven venezolana abusada en una entrevista de empleo en Argentina. Con globos blancos, la bandera de Venezuela y diferentes pancartas se llevó a cabo la concentración pacífica a las afueras del local donde ocurrió este hecho dantesco.

Quebrada habló la madre

Antes de comenzar sus palabras y tratando de evitar el llanto, la madre venezolana agradeció a todas las personas que se unieron a este movimiento para pedir que se haga justicia para su hija. Hizo un llamado a mantener un comportamiento pacífico, pues aseguró que si hacían una acción negativa, perjudicarían a su hija. “Necesito su ayuda y calma”, puntualizó.

Mientras hablaba y en fragmentos quebrada. era inevitable ver a los presentes también llorar. La indignación dijo presente en el lugar; un caso que sin duda ha paralizado a toda la comunidad venezolana en Argentina, que temen porque vuelva a ocurrir a otra joven. 

A continuación la transcripción íntegra de algunas de las palabras de esta madre desconsolada por lo sucedido:

“Soy Thais Campos, siempre traté como mamá cuidar a mi hija y tomar mucho recaudo.

Sabemos que vivimos en un país muy hermoso, pero desconocido para nosotras. El 11 de enero mi esposo sufrió un ACV que nos obligó a trasladarnos de Morón -provincia de Buenos Aires- hasta acá -Capital-. La necesidad económica nos apremia, por lo que era necesario encontrar ingresos.

Mi hija como cualquier persona honrada buscó trabajo acá, cerca de la clínica donde pasamos día y noche para su papá. Pensamos que un trabajo como estos sería menos duro para los peligros que acechan a nuestros hijos.

El día que fue, le tomamos todos los cuidados. como siempre me mandó la ubicación y las fotos del local, y en ese momento vivimos una situación extraña, la vivió ella pero la necesidad la llevó a aceptar el trabajo.

Ella trabajó con normalidad por unas horas hasta que en un momento todo cambió para ella, mi niña sintió temor porque se le dormían sus manos y de pronto su jefe bajó las persianas, ella alcanzó a pedir ayuda

Yo trate de ayudarla, de salvarla. Marqué al 911 que me atendieron inmediatamente… 

Al llegar mi hija estaba drogada, indefensa, mi hija no podía moverse por sí misma, estaba inconsciente. 

Por eso hoy yo vine a gritar por ella justicia, vine a pedir justicia”

Thais le habló a la jueza que puso en libertad a Garzón

Thais no titubeó al enviarle un contundente mensaje a la jueza Karina Mariana Zucconi, quien fue la encargada de dejar en libertad al acusado. Y desde ese momento sienten terror de que este hombre pueda acercarse a la joven y a su familia, sienten el peligro muy de cerca.

“Señora jueza, usted juró por Dios y por la patria defender a las víctimas, defienda a mi hija. Mi hija fue víctima de ese violador. Pedimos hoy que se haga justicia y su detención inmediata”. 

La madre sentenció que tengan o no antecedentes, los violadores lo son, desde la primera vez que lo hace, haciendo referencia a “la razón” por la cual la jueza habría dejado libre a este hombre. “¿Si fuera su hija dónde estaría el violador? Esta mañana tiene un padre desesperado que no puede salir del hospital a acompañar a su hija, pero desde allá grita que esta jueza tome consciencia”, puntualizó Thais Campos.

Una comunidad unida en un solo clamor

A las afueras de este local ubicado en Paso 693, al centro de la ciudad capital, sin importar la lluvia se concentró un grupos de personas unidos en un grito: “Garzón violador”. Argentinos, venezolanos, madres con sus hijas, hombres, todos apoyaron a esta familia que hoy se encuentra atravesados por el dolor.

“Lloro porque me pudo haber pasado a mí. Uno viene aquí a Argentina a buscar un futuro mejor, yo también he salido a buscar trabajo, es eso, la preocupación la angustia”, fueron las palabras de una joven de 18 años quien le corrían las lágrimas al momento de declarar. 

Las madres presentes sienten miedo que sus hijas puedan vivir algo así, las jóvenes lloran porque pudo haberle pasado a cualquiera y sienten este caso como propio, los hombres indignados sin poder entender como no se hace justicia. En definitiva, una comunidad conmocionada, aterrados por lo sucedido.

Pasado un rato, la concentración se convirtió en una marcha que cada vez sumó a más personas. La ruta fue directa hasta el tribunal argentino, a fin de alzar la voz para que se retracten de la decisión tomada y el hombre sea detenido por el bien de esta joven y de toda la comunidad.