El juicio político de Trump se abrirá con urgencia y rapidez

El histórico segundo juicio político de Donald Trump, comienza esta semana con un sentido de urgencia, por parte de demócratas que quieren responsabilizar al expresidente por el violento asedio al Capitolio de Estados Unidos y republicanos que quieren que termine lo más rápido posible.

Programado para comenzar el martes, poco más de un mes desde le motín mortal, se espera que los procedimientos difieran del largo y complicado juicio que resultó en la absolución de Trump hace un año por cargos de que presionó en privado a Ucrania para que desentrañara a un rival demócrata. Joe Biden, ahora presidente. Esta vez, el grito de protesta de Trump del 6 de enero para «luchar como el infierno» y el asalto al Capitolio se desarrollaron para que el mundo lo viera. Si bien Trump podría ser absuelto de nuevo, el juicio podría terminar en la mitad del tiempo.

Los líderes del Senado aún están negociando los detalles de los procedimientos, y la duración de los argumentos de apertura, las preguntas de los senadores y las deliberaciones están en debate.

Hasta ahora, parece que habrá pocos testigos convocados, ya que los fiscales y abogados defensores hablan directamente con los senadores que han jurado brindar “justicia imparcial” como jurados. La mayoría también son testigos del asedio, habiendo huido por seguridad ese día cuando los alborotadores irrumpieron en el Capitolio y detuvieron temporalmente el conteo electoral que certificaba la victoria de Biden.

Los Abogados defensores de Trump rechazaron una solicitud para que testificara. Encerrado en su club Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, el expresidente ha sido silenciado en las redes sociales por Twitter sin comentarios públicos desde que dejó la Casa Blanca.

En cambio, se espera que los gerentes de la Cámara de Representantes que procesan el caso confíen en el tesoro de videos del asedio, junto con la retórica incendiaria de Trump que se niega a conceder las elecciones, para defender su caso. Su nuevo equipo de defensa ha dicho que planea contrarrestar con su propio caché de videos de políticos demócratas haciendo discursos ardientes.

“Tenemos la circunstancia inusual de que en el primer día del juicio, cuando esos gerentes caminen por el piso del Senado, ya habrá más de 100 testigos presentes”, dijo el representante Adam Schiff, demócrata de California, quien dirigió El primer juicio político de Trump. «Si necesita testigos adicionales será una decisión estratégica».

Trump es el primer presidente en ser acusado dos veces y el único que enfrenta un juicio después de salir de la Casa Blanca. La Cámara liderada por los demócratas aprobó un cargo único, «incitación a la insurrección», actuando rápidamente una semana después del motín, el ataque más violento contra el Congreso en más de 200 años. Cinco personas murieron, incluida una mujer baleada por la policía dentro del edificio y un oficial de policía que murió a causa de las heridas al día siguiente.

Los demócratas argumentan que no se trata solo de obtener una condena, sino de responsabilizar al expresidente por sus acciones, aunque esté fuera de su cargo. Para los republicanos, el juicio pondrá a prueba su lealtad política a Trump y su control duradero sobre el Partido Republicano.

Inicialmente rechazados por las imágenes gráficas del asedio, los senadores republicanos, incluido el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, denunciaron la violencia y señalaron con el dedo a Trump. Pero en las últimas semanas, los senadores republicanos se han manifestado en torno a Trump argumentando que sus comentarios no lo hacen responsable de la violencia. Cuestionan la legitimidad de incluso llevar a cabo un juicio de alguien que ya no está en el cargo.

El domingo, el senador republicano Roger Wicker de Mississippi describió el juicio político de Trump como un «ejercicio partidista de mensajes sin sentido». El senador republicano Rand Paul de Kentucky calificó el proceso como una farsa con «cero posibilidades de condena» y describió el lenguaje y las palabras de protesta de Trump como un discurso «figurativo».

Los senadores prestaron juramento como jurados a fines del mes pasado, poco después de la toma de posesión de Biden, pero los procedimientos del juicio se retrasaron porque los demócratas se concentraron en confirmar las elecciones iniciales del gabinete del nuevo presidente y los republicanos trataron de poner la mayor distancia posible del sangriento motín.

En ese momento, Paul forzó una votación para anular el juicio por inconstitucional porque Trump ya no está en el cargo, lo que atrajo a otros 44 republicanos a su argumento.

Un destacado abogado conservador, Charles Cooper, rechaza ese punto de vista, y escribió en un artículo de opinión del Wall Street Journal el domingo que la Constitución permite que el Senado juzgue a un exfuncionario, un contrapunto significativo al de los senadores republicanos que han mirado hacia la absolución avanzando constitucionalmente.

El senador republicano Lindsey Graham de Carolina del Sur, uno de los fervientes defensores de Trump, dijo que cree que las acciones de Trump fueron incorrectas y que «va a tener un lugar en la historia por todo esto», pero insistió en que no es tarea del Senado juzgar.

«No es una cuestión de cómo termina el juicio, es una cuestión de cuándo termina», dijo Graham. “Los republicanos van a ver esto como un ejercicio inconstitucional, y la única pregunta es, ¿llamarán testigos, cuánto tiempo dura el juicio? Pero el resultado realmente no está en duda «.

Pero 45 votos a favor de la medida de Paul sugirieron la casi imposibilidad de llegar a una condena en un Senado donde los demócratas tienen 50 escaños, pero se necesitarían dos tercios de los votos, o 67 senadores, para condenar a Trump. Solo cinco senadores republicanos se unieron a los demócratas para rechazar la moción de Paul: Mitt Romney de Utah, Ben Sasse de Nebraska, Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska y Pat Toomey de Pennsylvania.

Schiff estuvo en «Meet the Press» de NBC, Wicker habló en «This Week» de ABC, Paul en «Fox News Sunday» y Graham en «Face the Nation» de CBS (Cortesía APNEWS)