UE, Reino Unido y EE. UU. Hablarán con el equipo de Navalny tras la expulsión de diplomáticos de Rusia

La Unión Europea realizará una videollamada el lunes con los aliados del crítico del Kremlin encarcelado Alexei Navalny, junto con enviados de Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y Ucrania, luego de que Rusia expulsó a diplomáticos de los estados de la UE la semana pasada, dijeron diplomáticos.

Es probable que la reunión a las 1200 GMT sea el primer foro para que Occidente considere cualquier posible respuesta conjunta al encarcelamiento de Navalny la semana pasada y las expulsiones del viernes, que tuvieron lugar mientras el principal diplomático de la UE estaba de visita en Moscú.

El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo en un blog a última hora del domingo que se enteró de la expulsión de los diplomáticos de Alemania, Polonia y Suecia a través de las redes sociales durante sus conversaciones con su homólogo ruso Sergei Lavrov el viernes.

Borrell dijo que las expulsiones de Moscú, sus infructuosos llamamientos para detenerlas y la negación de su solicitud de visitar Navalny habían cimentado su opinión de que «Europa y Rusia se están separando».

«Rusia se está desconectando progresivamente de Europa y ve los valores democráticos como una amenaza existencial», escribió Borrell, un político español veterano que esperaba que el raro viaje a Moscú pudiera ayudar a reconstruir los lazos entre el Este y el Oeste.

“Corresponderá a los estados miembros decidir los próximos pasos, y sí, estos podrían incluir sanciones”, escribió Borrell en su blog.

Desde la anexión de Crimea de Ucrania por parte del Kremlin en marzo de 2014, Rusia está bajo sanciones económicas occidentales, y la OTAN acusa a Moscú de buscar socavar a Occidente mediante la desinformación y operaciones encubiertas.

Sin embargo, Occidente todavía necesita a Rusia como proveedor de energía y como potencia regional en diplomacia, como defender el acuerdo nuclear de 2015 con Irán y abordar el cambio climático.

La semana pasada, Polonia, Lituania, Estonia, Letonia, Rumania y la República Checa presionaron para que se impongan nuevas sanciones a Rusia, mientras que Alemania, Italia y Francia argumentaron que le daría a Moscú más tiempo para reconsiderar el encarcelamiento de Navalny, el crítico más prominente del presidente Vladimir Putin.

El 2 de febrero, Navalny fue sentenciado a casi tres años por un tribunal que dictaminó que había roto los términos de una sentencia de prisión suspendida de tres años y medio en un caso de malversación de fondos que, según él, fue inventado.

Es probable que la visita de Borrell, que incluyó una conferencia de prensa en la que Lavrov calificó a la UE de “socio no confiable”, haya endurecido las actitudes en las capitales occidentales hacia Moscú.

Los aliados de Navalny han publicado una lista de figuras políticas y empresariales rusas a quienes quieren que Occidente sancione. Los líderes de la UE, que han condenado el encarcelamiento de Navalny, deben discutir su respuesta en una cumbre en marzo (Cortesía Reuters).