Piqué y el VAR metieron al Barcelona a la final de la Copa del Rey

Sin ánimos de caer en polémica, posiblemente el Barcelona es el merecido primer finalista de la Copa del Rey luego de un gran desgaste físico y por no darse por vencido luego de un marcador adverso, pero no se puede ocultar que la presencia del VAR (sobre todo en el tiempo prórroga) aportó para que los catalanes puedan calmar un poco las tormentas que atraviesa su club en los últimos meses.

Otro episodio del eterno debate entre hinchas, con los adeptos diciendo “Heroica clasificación” y los contrarios gritando “Otra vez el VAR benefició a un equipo grande”.

En la noche española de este miércoles 3 de marzo, el Barcelona supo reponerse del marcador adverso del partido de ida al derrotar en la vuelta al Sevilla 3 tantos a 0. De esta manera se clasificó a la final de la Copa del Rey con un marcador global de 3 goles a 2.

El Barça comenzó desde temprano su camino a la final gracias al gol a los 9 minutos del francés Ousmane Dembelé, dando la sensación que la posibilidad de voltear la serie era ahora, más probable.

El Sevilla, que no demostró la intensidad del partido de ida efectuado en el Sánchez Pizjuán, pudo definir la serie luego de un penal a su favor a los 72 minutos que el argentino Lucas Ocampos no supo aprovechar al errar desde los doce pasos para darle vida al Barcelona.

En la última bola del tiempo de descuento el defensa central Gerard Piqué, anotó el agónico empate con un imponente cabezazo para obligar a definir todo en el tiempo de descuento.

Cabezazo salvador de Piqué para darle vida al Barça.

Con un jugador menos por la expulsión a los 90+2 del centrocampista brasileño Fernando Reges, el Sevilla no pudo sostener el marcador. Los Culés supieron aprovechar la diferencia numérica de jugadores y a los 95 del tiempo extra el delantero danés, Martin Braithwaite, anotó el gol clasificatorio.

La gran polémica de la noche sucedió a los 100 minutos, cuando un balón cruzado dentro del área Blaugrana impactó en la mano derecha de Clément Lenglet, dio una gran sensación de penal a favor del Sevilla pero el árbitro principal del encuentro, José María Sánchez Martínez, apoyado del VAR, determinó que no fue intencional por haber golpeado la pelota primero en el pecho del defensa central francés.

Polémica jugada que pudo cambiar toda la serie.

Ahora, el Barcelona espera al ganador de la serie entre el Levante y Athletic Bilbao para poder disputar otra final de la Copa del Rey de España.

Freddy González Gil

Comunicador Social venezolano-argentino, especialista en Artes Audiovisuales, amante del deporte y más de 15 años de experiencia | Buenos Aires, Argentina | Twitter | Instagram