Activistas de Myanmar prometen más protestas después del día más sangriento desde el golpe

Activistas a favor de la democracia en Myanmar se comprometieron el jueves a realizar más manifestaciones después de que Naciones Unidas dijera que 38 personas habían muerto en el día más violento de disturbios desde el golpe militar del mes pasado. pocos avisos, dijeron testigos, un día después de que los países vecinos pidieran a la junta que mostrara moderación.

«Sabemos que siempre nos pueden disparar y matar con balas reales, pero no tiene sentido permanecer con vida bajo la junta, así que elegimos este camino peligroso para escapar», dijo a Reuters el activista Maung Saungkha.

“Lucharemos contra la junta de cualquier forma que podamos. Nuestro objetivo final es sacar el sistema de la junta de raíz ”, dijo Maung Saungkha, quien dijo que su grupo del Comité de Nacionalidades de Huelga General planeaba realizar una protesta el jueves.

Otros activistas dijeron en las redes sociales que se planearon al menos dos manifestaciones más en Yangon, ya que los partidarios de la líder del gobierno electo, Aung San Suu Kyi, presionaron por su liberación de la detención y el reconocimiento de su victoria en las elecciones de noviembre.

Cinco aviones de combate hicieron varios pases bajos en formación sobre la segunda ciudad de Mandalay el jueves temprano, dijeron los residentes, en lo que parecía ser una demostración de poderío militar.

La enviada especial de la ONU para Myanmar, Christine Schraner Burgener, dijo en Nueva York que el miércoles fue el «día más sangriento» desde el golpe del 1 de febrero con 38 muertes, elevando el número total de víctimas a más de 50 mientras el ejército intenta consolidar su poder.

Un grupo de derechos humanos y algunos medios han dado diferentes números de heridos y muertos tras la violencia del miércoles. Entre los muertos había cuatro niños, dijo una agencia de ayuda. Los medios informaron que cientos de manifestantes fueron arrestados.

Un portavoz del consejo militar gobernante no respondió a las llamadas telefónicas en busca de comentarios.

El partido Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi dijo en un comunicado que las banderas ondearían a media asta en sus oficinas para conmemorar a los muertos.

Schraner Burgener dijo que advirtió al subjefe militar de Myanmar, Soe Win, que es probable que el ejército enfrente fuertes medidas de algunos países y aislamiento en represalia por el golpe.

“La respuesta fue: ‘Estamos acostumbrados a las sanciones y sobrevivimos’”, dijo a los periodistas. “Cuando también les advertí que se aislarían, la respuesta fue: ‘Tenemos que aprender a caminar con pocos amigos’”.

El Consejo de Seguridad de la ONU debatirá la situación el viernes en una reunión a puerta cerrada, dijeron diplomáticos.

El relator especial de la ONU, Tom Andrews, dijo que la «brutalidad sistemática» de los militares estaba nuevamente en exhibición.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, dijo que Estados Unidos estaba «consternado» por la violencia y estaba evaluando cómo responder.

Estados Unidos le ha dicho a China que espera que desempeñe un papel constructivo, dijo. China se ha negado a condenar el golpe, y los medios estatales chinos lo calificaron de «una gran reorganización del gabinete».

La Unión Europea dijo que los disparos contra civiles desarmados y trabajadores médicos constituían una clara violación del derecho internacional. También dijo que los militares estaban intensificando la represión de los medios, con un número creciente de periodistas arrestados y acusados.

‘TODO ESTARÁ BIEN’

En Yangon, testigos dijeron que al menos ocho personas murieron el miércoles, mientras que los medios informaron que seis murieron en la ciudad central de Monywa.

“Escuché muchos disparos continuos. Me acosté en el suelo, dispararon mucho ”, dijo a Reuters el manifestante Kaung Pyae Sone Tun, de 23 años.

Save the Children dijo que cuatro niños murieron, incluido un niño de 14 años que Radio Free Asia informó que fue asesinado a tiros por un soldado en un convoy de camiones militares que pasaba. Los soldados cargaron su cuerpo en un camión y se fueron, según el informe.

Las fuerzas de seguridad que disolvieron las protestas en Yangon detuvieron a unos 300 manifestantes, informó la agencia de noticias Myanmar Now.

La policía de Yangon ordenó a tres médicos que salieran de una ambulancia y los golpeó con culatas y porras, mostró un video transmitido por Radio Free Asia, financiada por Estados Unidos. Reuters no pudo verificar el video de forma independiente.

Los militares justificaron el golpe diciendo que sus quejas de fraude electoral en la votación del 8 de noviembre fueron ignoradas. El partido de Suu Kyi ganó abrumadoramente, obteniendo un segundo mandato.

La comisión electoral dijo que la votación fue justa.

El líder de la junta, el general mayor Min Aung Hlaing se ha comprometido a celebrar nuevas elecciones, pero no ha dado un plazo.

Suu Kyi, de 75 años, ha estado incomunicado desde el golpe, pero compareció en una audiencia judicial por videoconferencia esta semana y se veía en buen estado de salud, dijo un abogado (Cortesía Reuters).