La vacuna rusa Sputnik V amplía su alcance en América Latina

El Sputnik V de Rusia ha visto una creciente popularidad en América Latina a medida que más países anuncian envíos y acuerdos para comprar la vacuna Covid-19.

Hasta ahora, nueve países latinoamericanos han aprobado el uso de la vacuna Sputnik V: Argentina, Bolivia, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay y Venezuela. También se ha iniciado la distribución de la vacuna en Argentina, Bolivia, México, Nicaragua, Paraguay y Venezuela.

La vacuna ha sido aprobada en 39 países de todo el mundo, según el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), que se encarga de la comercialización de la vacuna. Ya se están produciendo millones de dosis de Sputnik V cada mes en la planta de Generium Pharmaceutical.

La vacuna Sputnik V tiene un precio de lista más económico y se puede almacenar a temperaturas más altas que la vacuna Pfizer, lo que la ha hecho atractiva para los países latinoamericanos con economías e infraestructuras menos desarrolladas. Requiere dos dosis tomadas con 21 días de diferencia para que sea eficaz.

Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en distribuir la vacuna Sputnik V a fines de diciembre, con la compra de hasta 25 millones de dosis. El país ya ha distribuido más de 600.000 dosis.

Desde entonces, Venezuela y México recibieron envíos de 100.000 y 200.000, respectivamente, a principios de febrero. Nicaragua comenzó a distribuir la vacuna el 2 de marzo luego de recibir una donación de una cantidad no revelada de dosis.

Mientras Rusia lucha por mantenerse al día con la demanda, algunos países solo han recibido envíos muy pequeños. Bolivia recibió 20.000 dosis de Sputnik V en enero, aunque espera lo suficiente para vacunar a 2,6 millones de personas. 

Paraguay anunció la compra de un millón de dosis, pero hasta ahora solo ha recibido 4.000.Una enfermera inyecta la vacuna Sputnik V al primer médico como parte del plan de vacunación contra COVID-19 en el Hospital del Norte en El Alto, Bolivia.

Rusia ha reconocido la reducción de la producción y ha considerado lanzar centros de producción regionales en varios países, incluido Brasil, según el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Se ha expresado cierto interés en producir la vacuna Sputnik V a nivel local en América Latina. El RDIF anunció recientemente un acuerdo con los Laboratorios Richmond de Argentina para comenzar a producir la vacuna en el país, aunque aún no ha proporcionado un plazo para la entrega.

Los expertos han expresado repetidamente su preocupación por la transparencia en torno a las pruebas del Sputnik y su autorización acelerada en Rusia. Sin embargo, en un análisis intermedio de los resultados del ensayo de fase 3 de la vacuna publicados en The Lancet, se encontró que la vacuna fue eficaz en un 91,6% contra el Covid-19 sintomático y en un 100% contra la enfermedad grave y moderada (Cortesía CNN).