Sylvia Chávez: “Tengo 30 años traduciendo documentos legales“

Por: Marijó Pérez-Lezama

Muchos latinoamericanos deberán someterse al proceso de traducir su documentación personal para poder acogerse, por ejemplo, al recién aprobado Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés) por un periodo que, en el caso de los venezolanos, puede extenderse hasta 18 meses. Hay más de 320.000 de estos ciudadanos que reunirían los requisitos para obtener este beneficio, cual es protección contra la deportación y permisos de trabajo temporales.

Necesaria para trámites oficiales en ministerios, consulados y notarías, la traducción jurada es, por excelencia, el documento que requiere un migrante, debidamente validado por un profesional que, a su vez, ha sido autorizado por un organismo gubernamental, razón por la cual se lo denomina traductor oficial, jurado o certificado.

Hoy consultamos a una experta y compartimos su experiencia. Acreditada desde hace varias décadas como Traductora legal e Intérprete Simultáneo, Sylvia Chávez vive en Missouri, EE.UU, en donde ha reanudado la tarea que durante muchos años realizó en Venezuela: la traducción de documentos. Además, formó a estudiantes que también aspiraban a titularse como intérpretes.

La traducción inglés-español es su profesión, y su experiencia  extensa. Su trabajo ofrece al solicitante pericia, confiabilidad, confidencialidad, puntualidad y precios solidarios, actualmente en favor de la diáspora venezolana.

Según el diccionario, un traductor es la «persona que traduce de una lengua a otra, en especial si se dedica a ello profesionalmente».

Cuéntanos de tu formación y ejercicio profesional

Mi labor en buena medida fue y es por referencia, un interesado en mis servicios traía a otro y así. Siempre trabajé en mi área mientras estuve en Venezuela. Ahora vivo en EE.UU y las redes son parte de mi trabajo. Mis clientes venezolanos, por ejemplo, me contactan cuando ven mi nombre en los listados de la embajada. Usualmente es por mi correo personal (sylviach2000@hotmail.com) para saber detalles antes de contratar. En general, preguntan sobre la traducción oficial de un documento con un traductor certificado; traducción jurada de un documento apostillado; traductor jurado para documentos en EE.UU; tarifas para traducir al inglés cartas de no objeción, certificación de nacionalidad, estudios y fe de vida.

Parte de mi formación fue en el extranjero, por lo cual fui perfectamente bilingüe desde muy joven. A los 20 años me inscribí en la Escuela de Traducción Berlitz en Caracas. Cursé estudios de traducción general e interpretación y obtuve los títulos de traductora e intérprete simultáneo. Tengo 30 años trasladando de una lengua a otra documentos legales.

En Venezuela, para certificarse como Intérprete Público se debe aprobar el examen que exige el Ministerio de Justicia. Yo me preparé por mi cuenta y conté con la valiosísima experiencia de Xiomara Ortega, Intérprete Público que resultó ser sobrina del filósofo español José Ortega y Gasset. Ella me regaló mi primer diccionario de términos jurídicos, que aún conservo. Una de mis experiencias más gratificantes fue la de preparar estudiantes para el examen en mi propio taller de traducción jurídica, un éxito rotundo durante 10 años. Hoy en día trabajo de intérprete para los colegios de Columbia, en Missouri, desde hace tres años.

En un mundo que accedió al teletrabajo por obligación sanitaria frente a una pandemia que nos retrotrae no pocas veces a lo peor de las aldeas, sin embargo hay oportunidades para toda profesión y oficio.

¿El mercado de hoy valora el trabajo de un traductor? ¿Las Redes Sociales nos convierten además en publicistas?

Actualmente prefiero la traducción, pues es lo más solicitado. Este trabajo además de solitario es subestimado y, efectivamente, las redes sociales nos convierten en nuestro propio publicista.

 En fin, veremos qué nos traen los próximos meses de este 2021 a los venezolanos, dentro y fuera de nuestro país.