Más de 300 personas muertas desde el golpe de Estado en Myanmar

Las fuerzas de seguridad de Myanmar han matado a más de 300 personas en un intento de aplastar a la oposición al golpe del 1 de febrero, con casi el 90% de las víctimas muertas a tiros y una cuarta parte de ellas con disparos en la cabeza, según datos de un grupo de defensa. y medios locales.

Un portavoz de la junta dijo que 164 manifestantes y nueve miembros de las fuerzas de seguridad habían muerto hasta el martes. Reuters no pudo verificar de forma independiente todas las cuentas.

Los asesinatos han provocado indignación y han provocado algunas sanciones de países occidentales, incluido Estados Unidos. El uso de fuerza letal contra civiles también ha sido condenado por algunos vecinos del sudeste asiático, que tienden a ser moderados en sus críticas.

“Los crímenes de lesa humanidad se cometen a diario”, dijo el grupo sin fines de lucro Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP), que ha estado registrando las muertes, así como las casi 3.000 personas arrestadas, acusadas o condenadas desde el golpe.

El grupo había registrado 320 muertes hasta el 25 de marzo.

Sus datos muestran que al menos el 25 por ciento de los que murieron murieron por disparos en la cabeza, lo que generó sospechas de que fueron blanco deliberadamente para matar. No se dispone de datos completos para todas las muertes.

“Todo apunta a que las tropas están adoptando tácticas de disparar a matar para reprimir las protestas”, dijo Amnistía Internacional a principios de este mes.

La junta niega el uso excesivo de la fuerza y ​​dice que sus acciones han cumplido con las normas internacionales frente a una situación que dice es una amenaza para la seguridad nacional.

Casi el 90% de los muertos eran hombres. Aproximadamente el 36% tenía 24 años o menos.

La víctima más joven, Khin Myo Chit, de siete años, fue asesinada a tiros en la segunda ciudad de Mandalay el martes. Estaba en su casa con su padre cuando la mataron.

Win Kyi, de 78 años, es la persona de mayor edad registrada en ser asesinada y estuvo entre las 50 personas asesinadas en el distrito de Hlaing Thayar de Yangon el 14 de marzo, el día más sangriento hasta ahora (Cortesía Reuters).