Las fuerzas de seguridad de Myanmar matan a más de 100 manifestantes en un día ‘horrible’ de derramamiento de sangre

Las fuerzas de seguridad de Myanmar mataron a 114 personas, incluidos algunos niños, en una brutal represión contra los manifestantes a favor de la democracia el sábado, el día de violencia más sangriento desde el golpe militar del mes pasado, dijeron informes de prensa y testigos.

Los asesinatos, que tuvieron lugar el Día de las Fuerzas Armadas, despertaron fuertes críticas renovadas de los países occidentales. El embajador británico Dan Chugg dijo que las fuerzas de seguridad se habían «deshonrado» y el enviado de Estados Unidos calificó la violencia como horrorosa.

Los aviones militares también lanzaron ataques aéreos en una aldea en un territorio controlado por un grupo armado de la minoría étnica Karen y al menos dos personas murieron, dijo un grupo de la sociedad civil.

Anteriormente, la Unión Nacional Karen dijo que había invadido un puesto del ejército cerca de la frontera tailandesa, matando a 10 personas, incluido un teniente coronel, y perdiendo a uno de sus propios combatientes a medida que aumentaban las tensiones con el ejército después de años de relativa paz.

El mayor general Min Aung Hlaing, líder de la junta, dijo durante un desfile para conmemorar el Día de las Fuerzas Armadas que los militares protegerían a la gente y lucharían por la democracia.

Los manifestantes se reunieron el sábado en Yangon, Mandalay y otras ciudades, como lo han hecho casi a diario desde el golpe de estado del 1 de febrero que derrocó a la líder electa Aung San Suu Kyi.

El portal de noticias Myanmar Now dijo que 114 personas murieron en todo el país en la represión de las protestas.

Al menos 40 personas, incluida una niña de 13 años, murieron en Mandalay, y al menos 27 personas murieron en Yangon, dijo Myanmar Now. Un niño de tan solo cinco años fue reportado anteriormente entre los muertos en Mandalay, pero luego hubo informes contradictorios de que pudo haber sobrevivido. Otro niño de 13 años estaba entre los muertos en la región central de Sagaing.

“Hoy es un día de vergüenza para las fuerzas armadas”, dijo en un foro en línea el Dr. Sasa, portavoz de CRPH, un grupo anti-junta creado por legisladores depuestos.

Un portavoz militar no respondió a las llamadas en busca de comentarios sobre los asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad, los ataques aéreos o el ataque insurgente a su puesto.

“Nos están matando como pájaros o gallinas, incluso en nuestras casas”, dijo Thu Ya Zaw en la ciudad central de Myingyan, donde al menos dos manifestantes murieron. «Seguiremos protestando a pesar de todo … Debemos luchar hasta que caiga la junta».

Las muertes del sábado elevarían el número de civiles reportados como muertos desde el golpe a más de 440.

‘TERROR Y DESHONOR’

El embajador de Estados Unidos, Thomas Vajda, dijo en las redes sociales: «Este derramamiento de sangre es espantoso», y agregó que «el pueblo de Myanmar ha hablado con claridad: no quiere vivir bajo un régimen militar».

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, dijo que la matanza de civiles y niños desarmados marcó un nuevo mínimo, mientras que la delegación de la UE en Myanmar dijo que el sábado «quedaría grabado para siempre como un día de terror y deshonra».

Los informes noticiosos dijeron que hubo muertes en Sagaing, Lashio en el este, en la región de Bago, cerca de Yangon y en otros lugares. Un bebé de un año recibió un disparo en el ojo con una bala de goma.

Min Aung Hlaing, hablando en el desfile en la capital, Naypyitaw, reiteró la promesa de celebrar elecciones, sin dar ningún plazo.

“El ejército busca unirse a la nación entera para salvaguardar la democracia”, dijo en una transmisión en vivo por la televisión estatal. “Los actos violentos que afectan la estabilidad y la seguridad para hacer demandas son inapropiados”.

El ejército ha dicho que tomó el poder porque las elecciones de noviembre ganadas por el partido de Suu Kyi fueron fraudulentas, una afirmación desestimada por la comisión electoral del país. Suu Kyi permanece detenida en un lugar no revelado y muchas otras figuras de su grupo también están bajo custodia.

RUSIA ‘UN VERDADERO AMIGO’

Las nuevas sanciones de Estados Unidos y Europa esta semana aumentaron la presión externa sobre la junta, pero la condena no es universal.Presentación de diapositivas (5 imágenes)

El viceministro de Defensa de Rusia, Alexander Fomin, asistió al desfile en Naypyitaw, después de haberse reunido con altos líderes de la junta un día antes.

«Rusia es un verdadero amigo», dijo Min Aung Hlaing.

Los diplomáticos dijeron que ocho países -Rusia, China, India, Pakistán, Bangladesh, Vietnam, Laos y Tailandia- enviaron representantes, pero Rusia fue el único en enviar un ministro al desfile del Día de las Fuerzas Armadas, que conmemora el inicio de la resistencia a Ocupación japonesa en 1945.

El apoyo de Rusia y China, que también se ha abstenido de criticar, es importante para la junta, ya que esos dos países son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y pueden bloquear posibles acciones de la ONU.

En una advertencia el viernes por la noche, la televisión estatal dijo que los manifestantes estaban «en peligro de recibir disparos en la cabeza y la espalda». No dijo específicamente que las fuerzas de seguridad habían recibido órdenes de disparar a matar y la junta había sugerido anteriormente que algunos tiroteos mortales se produjeron entre la multitud.

Los disparos alcanzaron el centro cultural estadounidense en Yangon el sábado, pero nadie resultó herido y el incidente estaba siendo investigado, dijo la portavoz de la embajada estadounidense Aryani Manring.

El autor e historiador Thant Myint-U escribió en Twitter: “Incluso después de semanas de espantosa violencia, la matanza de civiles de hoy es impactante tanto en naturaleza como en escala, con niños nuevamente entre los muertos, y merece la atención y ayuda concertadas del mundo” (Cortesía Reuters).