El número de muertos en Myanmar supera los 500 mientras los manifestantes desafían a las fuerzas de la junta

Las fuerzas de seguridad de Myanmar han matado al menos a 510 civiles en casi dos meses de esfuerzos para detener las protestas contra el golpe del 1 de febrero, dijo el lunes un grupo de defensa, mientras miles de personas volvieron a tomar las calles a pesar del creciente número de víctimas.

Otros 14 civiles fueron asesinados el lunes, informó la Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP), que también actualizó las cifras de días anteriores. El total de muertos el sábado, el día más sangriento hasta el momento, había aumentado a 141, mostraron las cifras.

La Casa Blanca condenó los asesinatos de civiles como un uso “aborrecible” de fuerza letal y renovó un llamado a la restauración de la democracia, mientras que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, instó a los generales de Myanmar a detener los asesinatos y la represión de manifestaciones.

Los muertos del lunes incluyeron al menos ocho en el suburbio de South Dagon de la principal ciudad de Myanmar, Yangon, dijo la AAPP.

Las fuerzas de seguridad dispararon un arma de un calibre mucho más pesado de lo habitual para despejar una barricada de sacos de arena, dijeron testigos y se mostró un videoclip. No quedó claro de inmediato de qué tipo, aunque un grupo comunitario publicó una foto de un soldado con un lanzagranadas.

La televisión estatal dijo que las fuerzas de seguridad utilizaron «armas antidisturbios» para dispersar a una multitud de «terroristas violentos» que estaban destruyendo una acera y un hombre resultó herido.

La policía y un portavoz de la junta no respondieron a las llamadas en busca de comentarios.

Dos personas también murieron en un tiroteo en la ciudad central de Myingyan, dijo a Reuters el líder estudiantil Moe Myint Hein.

A pesar de la violencia, las multitudes acudieron a las ciudades de todo el país, según los medios y las publicaciones en las redes sociales (Cortesía Reuters).