Funcionario de la UE insta a Grecia a investigar los informes de rechazos de solicitantes de asilo

Grecia «puede hacer más» para investigar los informes de que ha obligado a los solicitantes de asilo a regresar a Turquía, dijo el lunes un alto funcionario de la Unión Europea, mientras las autoridades griegas prometían que un nuevo centro de recepción de migrantes en la isla de Lesbos abriría en tiempo para el invierno.

La agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, ACNUR, ha dicho que ha recibido un número creciente de informes en los últimos meses que sugieren que los solicitantes de asilo pueden haber sido devueltos a Turquía en el mar o inmediatamente después de llegar a suelo griego, o abandonados a la deriva en el mar.

Los funcionarios griegos siempre han rechazado los informes.

«Estoy muy preocupado por el informe del ACNUR y hay algunos casos específicos que realmente creo que deben ser analizados más de cerca», dijo Ylva Johansson, comisaria de asuntos de interior de la UE, durante una visita a la isla de Lesbos.

«Creo que las autoridades griegas pueden hacer más cuando se trata de investigar estos supuestos rechazos».

El ministro de Migración de Grecia, Notis Mitarachi, hablando en una conferencia de prensa con Johansson, dijo que Grecia se adhirió al derecho europeo e internacional.

«Negamos enérgicamente que la guardia costera griega haya estado involucrada en contraataques», dijo, y agregó que las investigaciones independientes, incluso por parte del poder judicial griego y por la agencia fronteriza de la UE, Frontex, no habían encontrado violaciones.

Grecia y otros estados de primera línea, incluidos Italia, España, Chipre y Malta, han pedido repetidamente una política migratoria más coordinada de la UE y más ayuda de otros países de la UE en el manejo de las llegadas de inmigrantes.

Mitarachi dijo que un nuevo centro de recepción de migrantes en Lesbos para albergar a miles de migrantes que viven en condiciones miserables en un sitio temporal debería abrirse antes del invierno para reemplazar el extenso campamento de Moria que se quemó el año pasado.

Grecia, y Lesbos en particular, estuvieron en la primera línea de la crisis de refugiados de Europa en 2015, con casi un millón de personas, en su mayoría sirios que huían de la guerra, llegando en barco desde Turquía.

Las cifras han disminuido drásticamente desde que la UE llegó a un acuerdo con Ankara un año después y poco más de 16.000 personas llegaron a Grecia el año pasado, según datos de la ONU.

Mitarachi dijo que unos 14.000 migrantes se encontraban actualmente en campamentos en cinco islas, frente a unos 42.000 en 2019. Aproximadamente 58.000 estaban en campamentos en toda Grecia, frente a 92.000 en 2019 (Cortesía Reuters).