Ministros brasileños de Relaciones Exteriores y Defensa renuncian el mismo día en revés para Bolsonaro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, perdió el lunes a dos ministros cuando su combativo ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo, renunció por sus luchas para obtener vacunas contra el coronavirus, dijeron las fuentes, y el ministro de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, renunció inesperadamente.

La salida de dos ministros en un día es un gran golpe para Bolsonaro, quien se encuentra bajo una presión creciente para abordar la pandemia de manera más seria y frenar una segunda ola de infecciones que está llevando a los hospitales al borde del abismo.

Araujo, un aliado leal de Bolsonaro, había estado bajo presión durante semanas. Dos fuentes gubernamentales dijeron que había presentado su renuncia. Él representa un ala ideológica de la administración populista de derecha cuyos ataques contra China, los ambientalistas y la izquierda fueron vistos cada vez más como ruidosas distracciones para abordar la pandemia de Brasil.

La salida de Azevedo e Silva fue una sorpresa, dado que no hubo rumores de su salida ni rumores de descontento. El presidente, un ex capitán del ejército, ha colocado a oficiales militares actuales y anteriores en todos los niveles de su gobierno, lo que genera preocupaciones de que la reputación de los militares pueda verse afectada.

“Durante este tiempo, conservé a las Fuerzas Armadas como instituciones del Estado”, escribió Azevedo e Silva en un comunicado del ministerio. “Salgo con la certeza de una misión cumplida”.

A principios de este mes, Bolsonaro reemplazó al ministro de Salud, Eduardo Pazuello, un general en servicio activo que había supervisado la mayor parte de la respuesta al coronavirus. Fue ampliamente acusado de un programa de vacunación lento y desigual.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre la salida de Araujo.

En los últimos días, Araujo molestó a los legisladores de alto nivel que se habían vuelto cada vez más vocales al pedir su reemplazo. Estaban enojados por su crítica de larga data al principal socio comercial, China, una superpotencia productora de vacunas.

La estima del diplomático por el ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, también se consideró un obstáculo para persuadir a la administración Biden de liberar suministros de vacunas estadounidenses para Brasil.

Luís Fernando Serra, embajador de Brasil en Francia, el senador Fernando Collor de Mello y Flávio Rocha, un almirante retirado que asesora a Bolsonaro, están en la carrera para reemplazar a Araujo, dijeron las fuentes.

La salida de Araujo fue reportada por primera vez por el periódico brasileño O Globo. La fuente que lo confirmó solicitó el anonimato ya que la información aún no es pública (Cortesía Reuters).