La auditoría realizada por la nueva junta revela que la situación del Barça es peor de lo esperado

La situación económica del Barça no está para tirar cohetes. Eso ya se sabía. Ha sido uno de los puntos fuertes de la campaña electoral y se lleva hablando del tema meses. Tanto, que el culé ya ha asimilado que esperan años de vacas flacas y dificultades para competir en el mercado de fichajes.

Una de las cosas que prometió Joan Laporta en campaña electoral era que haría una auditoría interna a las cuentas del club para conocer el alcance real de la situación. Dicho informe ya habría tenido lugar y según informa Esport3, los resultados que arroja son más preocupantes de lo que se podía esperar en un primer momento.

La auditoría retrata una situación económica en el club más grave de la prevista. Revela unas pérdidas cercanas a los 350 millones de euros para este ejercicio y señala que el Barça no tendrá beneficios hasta el curso 22-23.

Eso sí la información apunta que estas cuentas se hacen teniendo en cuenta dos factores que tendrían una clara incidencia en las cuentas del club: Messi se queda y el Barça hace un fichaje top el próximo verano.

Según la información de Esport3, fue el nuevo director general del Barça, Ferran Reverter, el encargado de explicar la situación a la nueva junta. El mismo indicó a la junta que, a pesar de la situación, hay motivos para pensar que el club podrá seguir siendo competitivo a la hora de fichar y que habrá una recuperación económica a medio plazo (Cortesía Marca).