Cierre de escuelas y confinamiento de noche para frenar la covid en Argentina

La rápida evolución de la segunda ola de la COVID-19 en Argentina, que está dejando récord de contagios y generando tensiones en los hospitales, ha llevado al Gobierno a prohibir la circulación de personas por la noche en Buenos Aires y su populosa periferia, pero también a cerrar las escuelas, contra lo que el alcalde de la capital presentará un amparo en la Justicia.

Una situación que se da mientras avanza lentamente la vacunación, con apenas el 11.3% de la población inoculada con la primera dosis y el 1.68% con la segunda.

Desde este viernes y hasta el 30 de abril, en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que aglutina a unos 15 millones de habitantes -más del 30% de la población argentina-, se prohibirá circular entre las 20.00 y las 06.00 horas, cuatro horas más que el toque de queda que rige desde hace una semana.

También se suspenderán las actividades sociales, deportivas o religiosas en lugares cerrados; los ‘shopping’ no podrán abrir en todo el día y el resto de comercios deberán cerrar a las 7 de la tarde.

Además, las clases escolares serán virtuales desde el lunes durante dos semanas, solo dos meses después de que se retomara la presencialidad tras casi un año de escuelas cerradas.

Las medidas, anunciadas en la noche del miércoles por el presidente Alberto Fernández generaron controversia con el principal grupo opositor y provocaron protestas ciudadanas.

Incluso el mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, que mantiene fuertes diferencias con su par, ironizó en Twitter: “Ejército argentino en las calles para mantener a la gente en casa, toque de queda entre las 20.00 y las 8.00 horas (sic). Buenos días a todos”.

Respondiendo al tuit, el ministro argentino de Defensa, Agustín Rossi, aclaró que el Ejército no hará controles ciudadanos, sino que, durante el día, como ya ocurrió en 2020, militares desarmados realizarán tareas de asistencia sanitaria.

“Hace falta que de una vez por todas entendamos el riesgo en el que estamos. (…) Las medidas que propuse son medidas que se están aplicando en todo el mundo”, dijo Fernández (Cortesía EFE).