HRW acusa a Venezuela de matar a civiles en la frontera con Colombia

Human Rights Watch acusó a las fuerza de seguridad de Venezuela de ejecuciones extrajudiciales de cuatro civiles, detenciones arbitrarias y torturas contra la población  de Apure, estado fronterizo con Colombia.

Las acusaciones del organismo internacional estas relacionadas con la ofensiva que realizó el gobierno venezolano en marzo contra grupos irregulares en esa entidad. En el informe presentado por HRW se solicita a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional y a la Misión de la ONU investigar los hechos.

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, indicó en el informe que “Las atrocidades cometidas contra residentes de Apure no son incidentes aislados por agentes insubordinados, sino que son consistentes con los abusos sistemáticos de las fuerzas de seguridad de Maduro”

Para la realización del informe la HRW entrevistó a 38 personas que habían huido de Apure,  30 abogados, peritos forenses, líderes comunitarios, periodistas, autoridades colombianas y representantes de grupos humanitarios, y concluyen que los detenidos en estos hechos “no eran miembros de grupos armados”, tal y como lo habrían informado la autoridades venezolanas, quien confirmaron que su ofensiva había dejado un saldo de “ocho militares, nueve terroristas fallecidos y más de cuarenta detenidos”.

Según el documento de HRW los habitantes del estado Apure desplazados a territorio Colombiano, identificaron como responsables de los abusos a la FANB, a las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y al Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS).