Tarek William Saab imputa a dos funcionarios por homicidio culposo en caso Albán

El fiscal general nombrado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, informó este 1° de mayo que dictó cargos de homicidio culposo y quebrantamiento de normas de custodia contra los funcionarios que vigilaban al concejal Fernando Albán, quien murió en octubre de 2018 al caer del décimo piso de una dependencia del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), según la versión difundida por el despacho de Saab.

Las declaraciones las dio Saab en una rueda de prensa en la que dio detalles sobre la investigación y lo elementos que llevaron a la imputación de los dos funcionarios.

«En su momento se imputó el delito de quebrantamiento de normas de custodia. El Ministerio Público solicitó la nulidad por observar violaciones de garantías constitucionales. «, refirió el funcionario.

Posteriormente indicó que se contrajo la investigación para esclarecer lo ocurrido con el edil y se acordó solicitar órdenes de aprehensión contra quienes lo custodiaban en la sede del Sebin.

«Posteriormente el Ministerio Público solicitó orden de aprehensión contra los dos funcionarios del SEBIN que lo custodiaban, por los delitos de homicidio culposo, quebrantamiento de normas de custodia, agavillamiento y favorecimiento de fuga de detenido»

Las versiones del hecho

Cuando se conoció la noticia sobre el fallecimiento de Albán en el 2018 fue el propio Saab quien sostuvo -sin concretarse alguna investigación pública- que Albán había saltado desde una ventana. El relato del fiscal designado por la Asamblea Constituyente indicaba que el concejal pidió permiso para ir al baño y desde allí se arrojó al vacío. Posteriormente, el ministro de Interior Justicia y Paz, Néstor Reverol, calificó lo ocurrido como un “suicidio” y así lo publicó en un tuit en su cuenta Twitter que fue reseñado por la BBC antes de que la cuenta fuera suspenida.

Albán, perteneciente al partido político Primero Justicia, fue detenido el viernes 5 de octubre de 2018 en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía. Las autoridades policiales lo acusaron de ser parte de un plan para asesinar a Nicolás Maduro y de “actos desestabilizadores”.

Tras cinco días recluido, el cuerpo sin vida de Albán yacía en el piso del edificio del Sebín. Líderes opositores, como Julio Borges y Henrique Capriles, denunciaron que el político había sido torturado en la sede del Sebin. Por su parte, Luisa Ortega Díaz, otrora fiscal general de Venezuela, aseguró desde el exilio que Albán murió ahogado mientras lo interrogaban “porque lo estaban torturando con una bolsa”.

Albán había acudido a una sesión de Naciones Unidas, en Nueva York, donde denunció las violaciones de los derechos humanos en Venezuela (Cortesía El Pitazo).