Desentierran más cadáveres de espeluznante escena del crimen en El Salvador

Trabajadores forenses seguían buscando los restos de múltiples víctimas de una espeluznante escena del crimen en El Salvador, luego de que el viernes desenterraron cuerpos de una fosa en la casa de un expolicía sospechoso de asesinar y enterrar potencialmente a decenas de mujeres.

Las autoridades confirmaron que hasta el momento se han retirado ocho cuerpos debajo de la vivienda del exoficial Hugo Osorio, un violador convicto que los fiscales acusaron formalmente del asesinato de dos mujeres y dos hombres a principios de este mes.

La violencia sexual es la teoría principal de los asesinatos, según los funcionarios. Ni Osorio ni su abogado pudieron ser contactados de inmediato para hacer comentarios.

Las autoridades también señalaron la posibilidad de una conspiración, ya que otras 10 personas fueron acusadas de asesinar a nueve mujeres en homicidios presuntamente relacionados, junto con otros cuatro asesinatos de víctimas cuyos cuerpos han aparecido en la misma casa ubicada junto a un cultivo de caña de azúcar.

La vivienda fue rodeada por policías fuertemente armados el viernes, mientras decenas de familiares de algunas personas desaparecidas se reunían cerca y se preguntaban si podrían identificar a más de los cuerpos que iban emergiendo.

El recuento final de cadáveres de la propiedad de Osorio, ubicada en el municipio de Chalchuapa, a unos 78 kilómetros al noroeste de la capital, San Salvador, sigue sin estar claro.

«Se está trabajando únicamente el pozo en donde tenemos ocho cadáveres y todavía se miran algunos más», dijo el fiscal Max Muñoz en rueda de prensa el viernes, refiriéndose a la fosa donde se hallaron los ocho cuerpos, sin dar más detalles.

Las dudas sobre la cantidad de cadáveres se avivaron esta semana cuando un detective forense dijo a los periodistas que se habían desenterrado dos decenas de cuerpos en la escena del crimen y que, en última instancia, se podrían recuperar hasta 40.

El fiscal general Rodolfo Delgado dijo el viernes que el oficial que dio esas declaraciones será sancionado por brindar información poco confiable.

Osorio, por otra parte, se encuentra recluido en una cárcel de máxima seguridad en la que también se le considera un testigo que puede arrojar luz sobre otros delitos.

Mauricio Arriaza, jefe de la policía nacional de El Salvador, dijo que Osorio fue removido de las filas policiales hace 15 años después de que fue declarado culpable de estupro y violar a una menor, delitos por los que finalmente fue sentenciado a cinco años tras las rejas.

Las autoridades también han dicho que están analizando pruebas que pueden apuntar a otros posibles delitos cometidos por Osorio, incluido el robo (Cortesía Infobae).