Bielorrusia defiende su actuación en el desvió del avión de Ryanair para detener a Protasevich

El Ministerio de Exteriores de Bielorrusia, calificó de «infundadas» las acusaciones hechas por la comunidad internacional en contra de ese país por obligar a un avión de Ryanair a aterrizar en la capital bielorrusa, para detener al activista opositor,Roman Protasevich, este domingo.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Bielorrusia, Anatoli Glaz, defendió que actuaron en «pleno cumplimiento» de las normas internacionales. «No cabe ninguna duda de que las acciones de nuestras autoridades competentes estaban en pleno cumplimiento con las normas internacionales establecidas», dijo Glaz, en un comentario publicado en la página web de la diplomacia bielorrusa. 

El vuelo 4978 de Ryanair procedente de Atenas estaba a punto de aterrizar en Vilnius, Lituania, el domingo cuando repentinamente cambió de dirección después de una «alerta de seguridad», girando bruscamente hacia el este y descendiendo hacia la capital de Belarús, Minsk.

“Parece que la intención de las autoridades era llevarse a un periodista y a su compañera de viaje”, declaró el director ejecutivo de Ryanair, Michael O’Leary, a la radio irlandesa Newstalk, quien también indicó que “Creemos que también había algunos agentes del KGB (de la agencia de seguridad bielorrusa) desplegados en el aeropuerto”.

Protasevich es uno de las docenas de periodistas y activistas que hacen campaña en el exilio contra los 26 años de gobierno de Lukashenko. Es el fundador del canal de Telegram Nexta, que ayudó a movilizar las protestas contra Lukashenko, y fue acusado el año pasado de «organizar disturbios masivos y acciones grupales que violan gravemente el orden público». Está en una lista de buscados por el gobierno por terrorismo.