Nicaragua: OEA, ONU Y CDIH condenan detención de opositores al gobierno de Daniel Ortega

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, instó este miércoles a sus miembros a que suspendan la participación de Nicaragua en este organismo, tras la detenciones de 4 potenciales candidatos a las elecciones presidenciales convocadas para el próximo 7 de noviembre.

Almagro pidió “al Consejo Permanente la realización de una reunión de urgencia en la cual (…) debería considerarse la activación de mecanismos necesarios para la aplicación a Nicaragua del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana”.

Dicho artículo prevé suspender la participación de un miembro de la OEA si dos tercios de sus integrantes consideran que se ha producido “una ruptura del orden democrático” y que “las gestiones diplomáticas han sido infructuosas”.

Almagro considera que es “una arremetida sin precedentes contra líderes opositores, precandidatos a cargos de elección pública, líderes sociales y empresariales” lo que ha ocurrido en Nicaragua en los últimos días.

Por su parte el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió este miércoles al gobierno Nicaragüense  la liberación de los líderes de la oposición que han sido detenidos y la restitución de sus derechos políticos.

“El secretario general está muy preocupado por los recientes arrestos y detenciones, así como por la invalidación de candidaturas de líderes de la oposición en Nicaragua”, dijo el vocero de Guterres, Stéphane Dujarric, en su conferencia de prensa diaria.

Guterres llamó además a las autoridades nicaragüenses a respetar sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos.

Entre tanto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina Regional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para América Central y República Dominicana (OACNUDH) también se sumaron al repudio.

Los organismos informaron que “condenan categóricamente la persecución penal en contra de líderes y líderesas de la oposición nicaragüense, que hicieron públicas sus aspiraciones para competir por la presidencia en las elecciones generales convocadas para el próximo 7 de noviembre”.

“La CIDH y la OACNUDH resaltan que la persecución penal en contra de los precandidatos y la precandidata de la oposición presentan varios elementos que violan el derecho a la libertad personal, el principio de legalidad, la presunción de inocencia, el derecho a ser juzgado por un tribunal o juez imparcial, así como otras garantías del debido proceso”, se informó en un comunicado.