La oposición en Nicaragua se declaró en emergencia

La Unidad Nacional Azul y Blanco de Nicaragua se declaró este domingo en «emergencia permanente» ante los arrestos de varios líderes políticos, incluido cuatro aspirantes a la Presidencia por la disidencia, en los últimos días.

«La Unidad Nacional se declara en emergencia permanente ante la arremetida contra nuestros liderazgos y el de otras organizaciones en Nicaragua», señaló ese organismo en una declaración.

La Policía de Nicaragua, que dirige Francisco Díaz, consuegro del mandatario Daniel Ortega, mantiene bajo arresto a cuatro aspirantes presidenciales de la oposición: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García.

También al extitular del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) José Adán Aguerri, al exvicecanciller José Pallais, y a las dirigentes opositoras de la Unidad Nacional Violeta Granera y Tamara Dávila.

Además, a otros dos excolaboradores de una ONG que han sido detenidos en las últimas dos semanas bajo la acusación de diversos delitos.

En el documento, la Unidad Nacional condenó «la continuidad de los abusos de la dictadura en contra de los derechos civiles y políticos de liderazgos opositores» y denunció «que la noche de este sábado las fuerzas policiales allanaron la casa de Tamara Dávila», que es miembro de su Consejo Político.

Los oficiales indicaron que Dávila sería trasladada a «El Chipote», a como se le conoce a las cárceles preventivas de la Dirección de Auxilio Judicial, de acuerdo con la Unidad Nacional, que denunció que «los policías no presentaron ni orden de allanamiento ni orden de captura contra la opositora. (Con información de EFE)