William y Harry se reúnen para develar estatua en honor a Diana

Los príncipes William y Harry dejaron de lado sus diferencias para aparecer juntos este jueves en la inauguración de una estatua en honor a su madre, Diana, princesa de Gales, en el Sunken Garden del Palacio de Kensington.

La estatua, que fue encargada originalmente en 2017 en el vigésimo aniversario de su muerte, se reveló en una ceremonia vespertina en lo que habría sido el 60 cumpleaños de Diana.

Sus hijos hicieron un frente unido en el evento del jueves, entrando juntos al jardín en conversación antes de dirigirse a saludar a sus tías y tíos, los hermanos de su madre, Lady Sarah McCorquodale, Lady Jane Fellowes y Earl Spencer. También asistieron el escultor de la estatua, Ian Rank-Broadley, el diseñador de jardines Pip Morrison y miembros del comité de la estatua.

Los hermanos luego caminaron hacia la estatua envuelta en una manta verde antes de quitar la tela para revelar la imagen de su madre fundida en bronce. Los hermanos se tomaron unos momentos con una de sus tías para admirar la nueva instalación antes de reunirse con otros invitados. Ni el duque de Cambridge ni el duque de Sussex pronunciaron un discurso durante la ceremonia.

William y Harry rindieron homenaje a Diana en una declaración conjunta emitida a través del Palacio de Kensington después del evento discreto, diciendo: «Hoy, en lo que habría sido el 60 cumpleaños de nuestra madre, recordamos su amor, fuerza y carácter, cualidades eso la convirtió en una fuerza para el bien en todo el mundo, cambiando innumerables vidas para mejor.

«Todos los días, deseamos que ella todavía esté con nosotros, y nuestra esperanza es que esta estatua sea vista para siempre como un símbolo de su vida y su legado», agregó el comunicado antes de agradecer al equipo y a los donantes involucrados en el tan esperado proyecto.

Este compromiso es la primera vez que se verá a los hermanos William y Harry juntos públicamente desde el funeral del duque de Edimburgo en abril. William y Harry vivieron en el Palacio de Kensington con su madre antes de que ella muriera en un choque de auto en 1997.

Los hijos de Diana encargaron conjuntamente la obra en 2017 —el 20º aniversario de su muerte— ya que querían reconocer el impacto de su vida con una estatua permanente.

«Nuestra madre tocó tantas vidas. Esperamos que la estatua ayude a todos los que visiten el Palacio de Kensington a reflexionar sobre su vida y su legado», dijeron los hijos en un comunicado conjunto en el que anunciaban el proyecto. Esperaban inaugurar la estatua ese mismo año, pero se retrasó.

El escultor de la estatua, Ian Rank-Broadley, cuya efigie de la reina Isabel aparece en las monedas del Reino Unido, y el diseñador de jardines Pip Morrison estarán entre los invitados, así como los miembros del comité de la estatua. (Con Información de CNNE)