Presidentes de Cuba, Nicaragua, Brasil y Venezuela en la lista de “depredadores de la libertad de prensa” de RSF

Este lunes Reporteros sin Fronteras publicó la nueva lista de dirigentes políticos considerados “depredadores de la libertad de prensa” que actualiza la precedente de 2016, la que incluye en total a 37 «tiranos» de todo el mundo a los que reprocha «una represión masiva de la libertad de prensa».

Por Latinoamérica han entrado en la lista negra los presidentes de Cuba, Miguel Díaz-Canel, de Nicaragua, Daniel Ortega y de Brasil, Jair Bolsonaro, que se suman al de Venezuela, Nicolás Maduro, que ya estaba desde su llegada al poder en 2013.

La presencia de Díaz-Canel se justifica por la continuidad que ha dado al «totalitarismo de tipo soviético» que le dejó en sus manos cuando le cedió el poder Raúl Castro, que hasta entonces también figuraba entre los «depredadores» señalados por la organización.

La de Ortega por la «asfixia económica y censura judicial» a la que ha estado sometiendo a la prensa desde que comenzó su tercer mandato consecutivo en noviembre de 2016, y que ha tomado una nueva dirección con la perspectiva de las elecciones presidenciales que deben celebrarse en noviembre.

RSF hace notar que ha reforzado «su arsenal de censura» con acciones judiciales «abusivas» contra los que se le oponen tanto en la clase política como en los medios y señala entre sus principales víctimas a la familia Chamorro y en especial a la periodista y ahora también candidata presidencial Cristiana Chamorro.

En el caso de Jair Bolsonaro, Reporteros sin Fronteras (RSF) considera que su acción desde su llegada al poder en 2019 hacia los medios de comunicación, se caracteriza por los insultos, las humillaciones y las “amenazas vulgares”.

Desde entonces -señala- “el trabajo de la prensa brasileña se ha vuelto extremadamente complicado” ya que para él “no sirve para nada” y no es más que “rumores y mentiras de forma permanente”.

La organización reprocha a Bolsonaro su “retórica guerrera y malhablada” que está amplificada por personas de su entorno y por “una base organizada”, ya que desde las redes sociales sus apoyos y robots amplifican los ataques que buscan “descredibilizar a la prensa, presentada como un enemigo del Estado”.

Los principales objetivos de sus ataques son las mujeres periodistas, los analistas políticos y la cadena Globo, a la que llamaba la “televisión funeraria” porque ha estado informando del número de muertos por la covid en Brasil.

Siete de los dirigentes de la lista negra de la organización llevan desde la primera edición en 2001. Por ejemplo el guía de la revolución iraní, Alí Jameneí, los presidentes de Siria, Bachar el Asad, Rusia, Vladimir Putin, Bielorrusia, Alexandr Lukashenko y a ellos se suma, el turco, Recep Tayip Erdogan, así como, por primera vez, un dirigente de un país de la Unión Europea, el presidente húngaro, Viktor Orbán y dos mujeres, la jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam y la primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, que dirige el país desde 2009.Y el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman. (Con información de Efe)