Cuba: gobierno anuncia libre importación de alimentos y medicinas exigida por manifestante

El gobierno cubano anunció el primer paquete de medidas para apaciguar a la población, entre ellas la libre importación de alimentos y medicinas, a tres días de las inéditas protestas que estallaron en la isla, al tiempo que se ofrecieron «garantías procesales» para los manifestantes antigubernamentales detenidos.

Las autoridades acordaron «autorizar excepcionalmente y con carácter temporal, la importación por la vía del pasajero, es decir del equipaje acompañante en el viaje, los alimentos, aseos y medicamentos sin límite de valor de importación y libre de pago de aranceles», dijo el primer ministro, Manuel Marrero, en la televisión cubana este miércoles.

Facilitar la entrada de bienes de primera necesidad era uno de los llamados de las multitudinarias protestas del 11 y 12 de julio en unas cuarenta ciudades de la isla, que enfrenta fuertes penurias, agravadas por la peor crisis económica en tres décadas.

En una reciente carta abierta al gobierno, un grupo de artistas e intelectuales habían pedido justamente esa medida.

«Esto es una medida que estamos tomando hasta el 31 de diciembre, después haremos una valoración», dijo Marreo en compañía del presidente Miguel Díaz-Canel.

Las leyes cubanas permiten la importación no comercial de 10 kg de medicamentos, libre de impuestos, mientras que pone cantidades topes a alimentos y otros productos, por los que sí cobra impuestos.

«Usted puede traer la cantidad de alimentos, de productos de aseo y la cantidad de medicamentos que usted considere, el límite no lo ponemos nosotros, no lo pone el país, no lo pone la aduana, el límite se lo puede poner la aerolínea», dijo Marrero.

Un grupo de artistas e intelectuales, entre ellos el cineasta Fernando Pérez y el economista Carmelo Mesa Lago, habían pedido que se «faciliten y viabilicen el proceso para permitir la entrada de medicamentos y enseres médicos al país».

El primer ministro también anunció un programa provisional que beneficiaría a unas 300.000 personas que viven en la actualidad en lugares diferentes a donde están empadronados, y por lo tanto no tienen posibilidades de comprar la canasta básica subsidiada que vende el Estado a cada ciudadano.

Cuba tiene una insuficiente producción de alimentos e importa el 80% de lo que consumen sus 11,2 millones de habitantes, lo que se ha complicado con la crisis económica actual y la pandemia.

Las medidas son anunciadas tres días después de las manifestaciones el domingo, en las que miles de cubanos salieron a las calles en unas cuarenta ciudades al grito de «tenemos hambre», «libertad» y «abajo la dictadura».

Las protestas, que en ciertas partes continuaron el lunes, dejaron un muerto y más de un centenar de detenidos.

Por su parte, Díaz-Canel, afirmó que los detenidos en las protestas antigubernamentales que sacudieron el país tendrán «garantías procesales» y «recibirán la aplicación de las leyes en su justa medida, sin abusos».

Las protestas dejaron numerosos detenidos, de los que no existen cifras oficiales pero que organizaciones internacionales y listados que circulan en las redes sociales cifran en centenares.

También han circulado en internet videos que muestran escenas de violencia policial y parapolicial, pese a que el Gobierno niega que se ejerciera represión sobre los manifestantes.(Con información afp, efe, Granma)