Senado de EEUU se acerca a la aprobación de proyecto de infraestructuras por un billón de dólares

El Senado de Estados Unidos tratará de avanzar hacia la aprobación de un proyecto de ley de infraestructuras de un billón de dólares el domingo, mientras los republicanos luchan por salvar divisiones dentro de sus filas que ha inhibido los esfuerzos del partido para enmendar la legislación después de meses de negociación.

El Senado tenía previsto reunirse a mediodía (1600 GMT) y se esperaba que celebraran dos votaciones de procedimiento el domingo por la noche, a menos que republicanos y demócratas pudieran llegar a un acuerdo sobre las enmiendas que permitieran a la cámara avanzar más rápidamente hacia la aprobación.

La legislación representa la mayor inversión en décadas en las carreteras, puentes, aeropuertos y vías fluviales de Estados Unidos, y su aprobación en el Senado representaría una importante victoria para el presidente Joe Biden y un grupo de legisladores bipartidistas que pasaron meses elaborando la medida.

La legislación dio un importante paso adelante el sábado, cuando 67 legisladores, entre ellos 18 republicanos, votaron a favor de limitar el debate sobre la medida, superando cómodamente el umbral de 60 votos necesario para la mayoría de las leyes en la Cámara Alta, que tiene 100 escaños.

Pero a menos que los 100 senadores den su consentimiento para acelerar el proceso, la aprobación tendría que esperar hasta el lunes o el martes, según las normas parlamentarias que exigen que la legislación avance lentamente y por etapas.

Los legisladores de ambos partidos han estado trabajando en un acuerdo para considerar una combinación de enmiendas demócratas, republicanas y bipartidistas en un calendario acelerado.

Sin embargo, el esfuerzo se ha visto frenado por la oposición del senador republicano Bill Hagerty, que se opone a la aceleración de la legislación debido, en parte, a su efecto sobre el déficit presupuestario federal.

«No puedo participar en hacerlo de esta manera», declaró el sábado en el pleno del Senado Hagerty, que fue embajador del ex presidente Donald Trump en Japón.

Hagerty anunció su oposición la semana pasada, después de que la Oficina de Presupuesto del Congreso, no partidista, dijera que la legislación aumentaría los déficits en 256.000 millones de dólares en 10 años.

El análisis de la oficina de presupuesto no incluía los 57.000 millones de dólares de ingresos adicionales que Washington podría recaudar a largo plazo por los beneficios del crecimiento económico de los proyectos de infraestructuras.

Tampoco contabiliza los 53.000 millones de dólares de fondos federales suplementarios para el desempleo que no se han utilizado y que serán devueltos por los estados (Cortesía EFE).