La Gran noche del “Cheetah”… 50 años. Un antes y un después de la música latina

Ya habían pasado tres años de aquella primera presentación de “Las Estrellas de Fania” en el Red Garter Club ubicado en Greenwich Village.

Esa noche, estos visionarios de la musicalidad en Nueva York sondearon la receptividad de los géneros latinos, con muchas descargas instrumentales y hasta ejecutando temas con letras en inglés.

Dejó buenos comentarios, algunos dólares en los bolsillos de sus promotores, y ganas por hacer mucho más. La promoción para la agrupación “all stars” funcionó.

Los directivos y creativos del sello y la orquesta comenzaron a planear lo que sería considerado por la crítica el concierto que haría posible el debut internacional de la Salsa y lo declararía como un género musical universal.

El 26 de agosto de 1971 en la Calle 52 con la 8va avenida de la ciudad de los rascacielos, en una gigantesca discoteca propiedad de Olivier Coquelin, se dio lo que se puede calificar como la premier mundial de la Salsa.

Esa noche de jueves, a finales del verano, en el “Cheetah” ocurrió la magia, donde una Fania All Stars reestructurada, con solo dos tardes de ensayo y con más artistas y orquestas afianzadas mucho más que en los años anteriores a su tímido y discreto debut, llegarían para consolidar la popularidad de una de las mayores expresiones bailables y musicales que daría la segunda mitad del siglo XX, un género musical bautizado por el locutor venezolano Phidias Danilo Escalona como “Salsa”.

Los productores del evento fueron Jerry Masucci y Ralph Mercado, y como director de la orquesta el copropietario de Fania, Johnny Pacheco.

Los músicos que participaron en el evento fueron los directores de orquesta más famosos del sello, los cantantes más populares y ampliamente reconocidos por el público latino y otros grandes intérpretes de la cadencia caribeña.

En ese pequeña tarima dispuesta para ese concierto estuvieron: Ray Barretto, Bobby Valentin, Willie Colón, Larry Harlow, Johnny Pacheco, Roberto Roena, Richie Ray, Adalberto Santiago, Héctor Lavoe, Ismael Miranda, Santos Colón, Cheo Feliciano, Bobby Cruz, Pete Conde Rodríguez, Barry Rogers, Oreste Vilato, Reinaldo Jorge, Yomo toro, Larry Spencer, Héctor Zarzuela y Roberto Rodríguez.

Con gran parte de las grabaciones e imágenes del concierto “Fania All Stars at the Cheetah” se crearía el documental “Our Latin Thing” -Nuestra Cosa Latina- y un álbum doble donde se destacan los temas más cadenciosos del concierto: “Anacaona” de Tite Curet cantada por Cheo Feliciano; “Ahora vengo yo” con Bobby Cruz y Richie Ray, éste ejecutando un solo de piano, tema en el cual la letra sugiere una suerte de panegírico personal que desafía a la movida de Nueva York por las habladurías con respecto a la calidad de la orquesta del maestro Ray y por último, “Quítate tú”, un son compuesto por Pacheco y Valentín que, con sus más de 16 minutos de duración, representa el clímax del concierto debido a la calidad interpretativa de los músicos y a la vez porque da oportunidad para que los cantantes de Fania demuestren sus virtudes en el soneo.

Esperaban dos mil asistentes. Entraron al sitio cuatro mil y otros cientos quedaron a las afueras.

Puede decirse, sin temor a exagerar, que esa calurosa noche en la ciudad que nunca duerme, nuestra raza dejó marcada su huella para siempre, con nuestra especial forma de ser, con nuestra música, con nuestra cosa latina.

@MolyAraujoJr