OPINIÓN

Un mágico relato

Por: Linda D’ambrosio

En días pasados mencionaba cuán gratificante me resulta comprobar cómo quienes emprenden una nueva vida lejos de Venezuela siguen atentos a lo que acontece en el país y se esfuerzan por encontrar alternativas para ser útiles a través de la distancia. Sin embargo, la historia a la que quiero referirme rebasa todo cuanto he oído hasta hoy, y nos ofrece diversas lecciones a nivel humano.


Se trata, en primer lugar, de un caso que enlaza a dos personas entre las que media literalmente un océano de distancia. Media también un bache generacional, que no ha sido óbice para que conjuguen esfuerzos con un mismo propósito. Es un episodio que nos habla del impacto que los valores familiares pueden tener, del valor del ejemplo, de la disposición para buscar alternativas, y de la buena voluntad para ayudar a otros.
La situación que desencadena la historia es, de por sí, poco común. No es frecuente que un niño de once años participe en el mismo curso de escritura creativa que su tía, un adulto con dos carreras a la espalda, Administración de Personal y Filosofía: Giannelys González, radicada desde hace varios años en España. Ambos seguían el cuso que se ofrecía en una modalidad on-line.


“La verdad es que siempre he tratado de que él mismo se dé cuenta de las cosas que quiere realizar extracurricularmente, y que, si de verdad le gustan, las desarrolle” explica Giannelys refiriéndose a su sobrino, Gabriel González Olivero, quien hace poco participó junto con su colegio en el concurso del Programa Papagayo, en el que obtuvieron el tercer lugar entre todas las instituciones escolares que participaban. Gabriel también obtuvo el segundo lugar en una votación interna, que valoraba los textos incluidos en el libro. Su vocación literaria y su talento resultan obvios. Pero también quedaría en evidencia su buen corazón.


Semana tras semana, Giannelys y Gabriel realizaban en paralelo los ejercicios que el curso de escritura creativa demandaba. Volcaban dos miradas distintas sobre los mismos fenómenos. Finalmente, Gabriel planteó la posibilidad de recoger esos textos en un libro, cuya finalidad sería obtener fondos para socorrer a las personas necesitadas. Es así como surgió Relatos Magicos, cuya presentación tendrá lugar simultáneamente en Caracas y Barcelona (España) el próximo 9 de octubre.


No es de extrañar que Gabriel formulara esta propuesta: la solidaridad siempre ha sido un valor preponderante en su familia, y él recordaba, por ejemplo, cómo Giannelys y sus amigas salían cada noche a repartir entre los necesitados las arepas que ellas mismas elaboraban. “Una de las posibilidades es usar el dinero recaudado con las ventas del libro para ofrecer un desayuno o cena social a personas que están en situación de calle”, afirma.


Giannelys explica que todavía están en un proceso de investigar quiénes pueden ser los beneficiarios del proyecto. Se propone efectuar visitas a los hospitales junto con su hermano, el padre de Gabriel, para determinar qué necesidades existen. “Todo dependerá de la cantidad de dinero que se recaude”, explica.


El libro, que estará a la venta a través de Amazon, también se imprimirá en Venezuela, para que pueda circular en el país. En su producción ha sido determinante la colaboración de Nuria Riera Wirth, quien les acompañó a lo largo del proceso y revisó todo el material del libro, y de Enric J. Gisbert, quien lo maquetó y diseñó la portada.


Hay lazos que se consolidan a pesar de la distancia. Gabriel, en Caracas, y Giannelys, en España, comparten intereses y suman fuerzas para contribuir en la construcción de un mundo mejor del que ellos son, sin duda, la muestra. ¡A comprar el libro y a apoyarlos!


linda.dambrosiom@gmail.com

Reporte Latinoamérica no se hace responsable por las opiniones emitidas por el autor de este artículo.