Primer ministro de Haití se defiende ante sospechas de participación en el asesinato del Presidente Moïse

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, respondió a las sospechas en su contra en la investigación del asesinato del presidente Jovenel Moïse, señaló que se trata de acusaciones por «intereses políticos». 

El jefe de gobierno criticó en un comunicado publicado este jueves en redes sociales «el alboroto orquestado a nivel nacional e internacional en torno a las conversaciones telefónicas que se produjeron la noche del vil asesinato del presidente». 

Moise fue asesinado a tiros el 7 de julio por un comando armado en su casa en Puerto Príncipe y continúan las dudas sobre quién estuvo detrás del ataque.  

El principal fiscal de Haití Bed-Fort Claude, dijo el pasado martes que «hay suficientes elementos comprometedores que forman (mi) convicción sobre la conveniencia de procesar al Sr. Henry y solicitar su acusación directa».

Según el  fiscal, Henry habría mantenido llamadas telefónicas con uno de los principales sospechosos pocas horas después del atentado, Joseph Félix Badio.