Grau Global

Por: Linda D’ambrosio

Durante meses la comunidad venezolana ha venido preparándose para recibir en Madrid al maestro Alberto Grau. Y digo “la comunidad venezolana”, porque los involucrados no se circunscriben al territorio español, en el que efectivamente consta que residen unos 450 mil connacionales, sino que también acudirán al encuentro del conocido director coral ex alumnos de la Universidad Simón Bolívar provenientes de doce países diferentes.


Bajo el marbete de “Grau Global” se agrupan numerosas acciones que van mucho más allá del ámbito musical, las cuales concluirán con un gran concierto que se efectuará el próximo sábado en la Iglesia de San Antonio de la capital española.


El evento conmemora los cincuenta años de la primera presentación de la Coral de la Universidad Simón Bolívar de Venezuela (CUSIB), que tuviera lugar en 1971con motivo del Sesquicentenario de la Batalla de Carabobo. Desde entonces, la agrupación, que dio origen sucesivamente a la Cantoría y el Orfeón de la USB, ha realizado numerosas presentaciones dentro y fuera del país, dejando constancia de la calidad de su desempeño en tres discos de larga duración y un CD, entre otras muchas grabaciones.


La CUSIB, pues, convocó a quienes han sido sus integrantes, hoy dispersos por el mundo, a un reencuentro con motivo de la visita de Alberto Grau a Madrid, en el que podrán cantar de nuevo juntos bajo su dirección. El programa previsto para el concierto, en el que también intervendrán como directores José Mena y María Guinand, incluye once piezas, que la coral CUSIB interpretará junto al Coro Consonante.


Compositor, educador y director coral, Grau, nacido en Barcelona (España) en 1937, migró a Venezuela cuando tenía diez años de edad. Se formó en el hoy Conservatorio Nacional de Música José Ángel Lamas y en la Escuela de Música Juan Manuel Olivares, y fue alumno de figuras tan relevantes como Vicente Emilio Sojo, Juan Bautista Plaza, Gonzalo Castellanos o Harriet Serr en nuestro país, así como de otras connotadas figuras en el extranjero. Se desempeñó como director musical en el Teatro Teresa Carreño, y se ha hecho acreedor, entre otros reconocimientos, al Premio Nacional de Música José Ángel Montero, al Primer Premio en el Concurso Día Internacional del Canto Coral en Barcelona (España) en 1978, al Premio de Composición y Expresión Coral otorgado por el Gobierno de Canarias (1998), y al Premio Fama de la Fundación Empresas Polar en 1997.


Pero, sobre todo, la trayectoria de Alberto Grau está signada por su decisivo impulso al desarrollo del movimiento coral en nuestro país, en particular a través de agrupaciones que han cobrado reconocimiento en el extranjero, como la Schola Cantorum, que fundara en 1967, o la propia CUSIB, que debutó apenas fundada en el International Festival of Youth Orchestras and Performing Arts, en Aberdeen, Escocia.


Grau Global conjuga dos de los más caros baluartes de la cultura venezolana: la música y la educación superior, cultivados con esmero por nuestras generaciones precedentes. Quizá por eso este evento, que en principio no hubiera tenido por qué interesar más que a los alumnos de la Simón Bolívar y a los afectos al canto coral, ha concitado la atención de los venezolanos disgregados por el mundo, reconciliándonos con la identidad que deseábamos y de la que nos enorgullecíamos: esa que veía en las artes y el conocimiento una fuente de progreso que nos consustanciaba con lo más universal de nuestra especie. 


A los organizadores de Grau Global nuestro reconocimiento, pero, sobre todo, nuestra gratitud, por recordarnos quiénes somos y de dónde venimos.


Reporte Latinoamérica no se hace responsable por las opiniones emitidas por el autor de este artículo.