Detienen banda que vendía carne de caballo en forma de hamburguesa

Al menos seis personas fueron detenidas este jueves 18 de noviembre en una operación que le seguía la pista a un grupo criminal que, según se informó, mataba caballos de forma clandestina y vendía su carne, a veces podrida, a restaurantes en el estado brasileño de Río Grande do Sul, en el sur del país.

La investigación de la Fiscalía, iniciada hace dos meses, reveló que la banda suministraba a establecimientos del municipio de Caxias do Sul «grandes cantidades de carne, en forma de hamburguesas y filetes», que provenían de la “matanza clandestina de caballos”.

Las autoridades brasileñas confirmaron sus sospechas gracias a una serie de intervenciones en dos locales comerciales de comidas rápidas del municipio Caxias do Sul.

En los productos del establecimiento «se encontró la presencia de ADN de caballo», mezclado con carnes de pavo y cerdo, según el reporte.

Lo más alarmante es que estas hamburgueserías vendían directamente este producto insalubre al consumidor.

Llamadas telefónicas escuchadas por las autoridades en el marco de la investigación permitieron descubrir que el grupo utilizó «carne podrida, lavada para quitar el hedor y mezclada con otras para la confección de las hamburguesas».

“Hay indicios de que algunos de los animales abatidos por el grupo serían sustraídos de conductores de carruajes, quienes se estarían robando los caballos los unos a los otros para entregarlos al matadero del grupo criminal”, apuntó el Ministerio Público.

El organismo subrayó, como agravante, que los locales donde era procesada la carne de manera clandestina  «presentaban pésimas condiciones de higiene».

En el operativo de detención de los comerciantes clandestinos, bautizado como ‘Hipo’, participaron 70 agentes del Ministerio Público, la Brigada Militar y las Secretarías de Salud y Agricultura de Río Grande do Sul.

Además de detener a seis personas, se cumplieron 15 órdenes de allanamiento.

María Cristina Rech, jueza encargada del caso, justificó la prisión preventiva de los sospechosos al tratarse de “graves delitos cometidos contra la salud pública” por la «comercialización intensa e carnes producidas, almacenadas y vendidas irregularmente de principio a fin, sin cualquier tipo de fiscalización».

Cortesía: www.eltiempo.com