Venezuela: el chavismo acusó de “espías” a los observadores de la Unión Europea en las elecciones regionales

El dirigente chavista Diosdado Cabello, primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), denunció que la Unión Europea (UE), que llegó al país para observar las elecciones regionales del pasado domingo, “espió el proceso revolucionario”. Además, en el marco de sus fuertes críticas hacia esa entidad, apuntó directamente hacia la jefa de la misión, Isabel Santos.

Quien es considerado el número dos del chavismo dijo que la enviada “fracasó” y que puede llevarse “donde quiera” su informe. El dictamen preliminar confeccionado por la funcionaria portuguesa plasmó irregularidades durante los comicios donde se eligieron gobernadores y alcaldes, pero también destacó mejorías frente a tres eventos anteriores de este tipo.
«Espías, vienen para acá a espiar el proceso revolucionario, señora Isabel (Santos), usted fracasó, como fracasó el imperio donde usted viene, los indios de aquí le dimos una lección a usted señora imperialista y su informe llévelo para dónde quiera», exclamó el dirigente durante su programa semanal de televisión llamado «Con el Mazo Dando», que se emite por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).
En tren de acusaciones, Cabello agregó que el informe estaba hecho antes de las elecciones. “Hacen el papel de estúpidos porque esto no nos da ni frío ni calor. Lo leo para que vean lo sesgado de este informe preliminar», expresó.

El político chavista aseguró además que el escrito de la Misión de Observación de la Unión Europea es el «único que ataca» el sistema electoral de Venezuela y a los ciudadanos de ese país, sin tener en cuenta las siete consideraciones por irregularidades que recoge el documento preliminar del Observatorio de la Democracia del Parlasur, al que no se refirió el vicepresidente del PSUV.
El dirigente consideró también que si la oposición hubiese logrado el triunfo en las 23 Gobernaciones del país caribeño, la misión «hubiera dicho que en Venezuela está el mejor sistema electoral de mundo», porque, a su juicio, Isabel Santos llegó al país para «asegurarse de que la oposición estuviera unida».
Durante la campaña, Cabello criticó constantemente la presencia de los observadores en el país, sin que apenas comenzaran su trabajo. 
La misión de observación de la Unión Europea (UE) identificó en el informe preliminar, entregado este martes por la UE al Consejo Nacional Electoral (CNE) y a la Cancillería, «persistentes deficiencias estructurales» en las elecciones, aunque reconoció «mejores condiciones» que llevaron de regreso a las urnas a los mayores partidos políticos opositores.

Santos, puntualmente, opinó que la campaña «estuvo marcada por el uso extendido de recursos del Estado» para el apoyo de candidatos, sin que hubiese «sanciones a las violaciones».
Además, la diplomática europea señaló que los observadores fueron «testigos del establecimiento de puntos de control» ilegales, llamados «puntos rojos», por parte del partido de gobierno en las proximidades de los centros de votación.
Si bien «el marco electoral venezolano cumple con la mayoría de los estándares internacionales básicos, nuestra misión ha podido constatar la falta de independencia judicial, la no adherencia al estado de derecho y que algunas leyes afectaron la igualdad de condiciones, el equilibrio y la transparencia de las elecciones», dijo el martes, en rueda de prensa, la portuguesa Santos.
También anunció que volverá a Venezuela «a finales de enero, principios de febrero para presentar el informe» final de su misión.
Santos también lamentó la muerte de un votante en un centro de votación en el estado Zulia (oeste), en un hecho que según las autoridades venezolanas fue «aislado» de la elección.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) consolidó su poder al ganar en 20 de los 23 estados del país, además de Caracas. Donde no pudo imponerse fue Nueva Esparta, Zulia y Cojedes.
Poca afluencia de votantes, la posibilidad de un cambio y de que se viva la democracia son los factores que han caracterizado la jornada de elecciones regionales y locales de Venezuela, en un ambiente entre el «desánimo» y la «alegría».
Según se informó de manera oficial, tan solo votó el 41,8% del padrón, por lo que la abstención fue la ganadora por amplia mayoría.

La oposición pagó muy cara su falta de unidad -que, en caso de haber superado, podía haberle acercado a la victoria en, al menos tres estados más-, además de un lustro llamando a la abstención, lo que ha sembrado la semilla de la desconfianza en buena parte de la ciudadanía.
También les ha pesado duramente la falta de respuestas ante una sociedad que les reclamaba resultados y que solo ha recibido promesas vacías.
Estas votaciones se celebraron con el retorno de los principales partidos de oposición tras negarse a participar en los comicios de 2018, en los que fue reelecto el presidente Nicolás Maduro, y los de 2020, en los que el chavismo recuperó el control del Parlamento, por considerarlos «fraudulentos».
Pero participaron divididos, y no se lograron acuerdos en candidaturas unitarias, salvo en pocas regiones, dejando así el camino despejado al PSUV para hacerse con una aplastante victoria.

Las elecciones regionales en Venezuela supusieron una «mejora» frente a comicios anteriores pero no cumplieron con «las expectativas democráticas», estimó este miércoles el gobierno de España, un día después de que la misión de observación de la Unión Europea hiciera una apreciación similar.
«Las elecciones regionales y municipales celebradas el 21 de noviembre en Venezuela no han cumplido con las expectativas democráticas aun suponiendo una mejora respecto a convocatorias anteriores», señaló el comunicado del Ministerio de Exteriores.
La administración del presidente venezolano, Nicolás Maduro, por su parte, manifestó «su gran decepción por el comunicado» de España, indicó la cancillería venezolana el miércoles por la noche.
Caracas rechazó en un comunicado «este desafortunado pronunciamiento que insiste, de manera errática, en mantener una posición plegada a los intereses de Washington» y exhortó «al reino de España a rectificar esa agotada posición condenada al más rotundo de los fracasos».

Cortesía: www.clarin.com