El gobierno de Nicolás Maduro expulsó de Venezuela a los observadores electorales de la Unión Europea

Los observadores electorales de la Unión Europea que habían llegado a Venezuela para monitorear las elecciones del pasado regionales del 21 de noviembre pasado recibieron la orden del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Consejo Nacional Electoral para que abandonen el país, según informó la agencia Bloomberg.

La intimación por parte del gobierno de Nicolás Maduro para que los analistas abandonen Venezuela se produce 10 días antes de la fecha que tenían programada originalmente para su salida, prevista para el 13 de diciembre.

Según le reveló una fuente con conocimiento de la situación a Bloomberg, los miembros del grupo observador deberán abandonar Venezuela este fin de semana, luego se les denegara la extensión de sus visas para permanecer en el país. 

Los miembros de la delegación no recibieron ninguna explicación respecto a por qué se les había pedido que abandonen el país.

La misión de la UE, la primera en visitar el país en 15 años, produjo tensiones en el oficialismo venezolano prácticamente desde el minuto cero. A lo pocos días de que hubieran llegado a Venezuela, Diosdado Cabello, uno de los hombres fuertes del gobierno, instó a desconfiar de los observadores. 

Quiero denunciar públicamente una gente que vino dizque de observadores a Venezuela, de la Unión Europea. Tengan cuidado con esa gente. Esa gente no vino a hacer observación de ningún tipo. Ellos todavía se creen imperio y creen que nosotros somos colonia”, afirmó Cabello.

La situación no mejoró tras los comicios. Luego de que los observadores publicaran un reporte donde señalaban deficiencias e irregularidades, Maduro los acusó de ser “espías”.

«El proceso electoral mostró la persistencia de deficiencias estructurales, aunque mejoraron las condiciones electorales en comparación con las tres elecciones nacionales anteriores», indicó el informe preliminar, entregado el martes pasado martes por la UE al Consejo Nacional Electoral (CNE) y a la Cancillería antes de hacerlo público.

Sobre los comicios, el mandatario aseguró que fueron elecciones «transparentes, confiables, justas, seguras y libres» en las que «el chavismo arrasó con el voto popular», lo que a su juicio demuestra «el poder del movimiento bolivariano revolucionario» y del oficialista Partido socialista Unido de Venezuela (PSUV).

La UE había enviado a 130 personas para supervisar la votación. Si bien la mayoría de los observadores ya se han ido de Venezuela, los que seguían dentro del país se encontraban haciendo entrevistas y siguiendo las impugnaciones al proceso electoral de candidatos y partidos, en un esfuerzo por recopilar información para un informe final que planean publicar a principios de febrero.

Cortesía: www.clarin.com