García Márquez tuvo una hija secreta, llamada Indira, con una periodista mexicana

El escritor colombiano Gabriel García Márqiez (Aracataca, 1927-Ciudad de México, 2014), premio Nobel de Literatura en 1982, tuvo dos hijos, Rodrigo y Gonzalo, con Mercedes Barcha, como es sabido. Lo que hoy se ha desvelado es que también tuvo una hija, Indira, llamada así en honor a la primera ministra india asesinada en 1984, Indira Gandhi, a la que el autor de Cien años de soledad había conocido en 1983 en Nueva Delhi. García Márquez tuvo esa niña con la periodista mexicana Susana Cato, con la que colaboró en varios guiones cinematográficos, ha informado este lunes el periódico El Universal, de la ciudad colombiana de Cartagena de Indias. Este medio, en un artículo de Gustavo Tatis Guerra, el gran experto en García Márquez, asegura que ha confirmado la información con familiares del escritor y que la noticia se mantuvo en secreto durante años por respeto a Mercedes Barcha, fallecida el 15 de agosto de 2020.

Susana Cato, nacida en 1960 en Ciudad de México, escribió junto a García Márquez y Eliseo Alberto Diego, en 1991, el guion de la película Con el amor no se juega y con el escritor elguion del cortometraje El espejo de dos lunas. Cato también ha escrito programas para radio, cuentos y teatro. Ha trabajado como reportera y crítica de cine en la revista Proceso y entrevistó a García Márquez en 1996 para la revista Cambio.

Indira Cato es productora de cine que ganó numerosos premios con el documental Llévate mis amores, dirigido por Arturo González Villaseñor y del que ella fue también la guionista. Además, dirigió el cortometraje ¡Qué grande eres, magazo! (2019), sobre el ilusionista y mago Julio Ulises Hijuelos Cervera. Estudió Literatura Dramática y Teatro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), también ha colaborado como crítica de cine en la web Butaca Ancha y participó enel libro Cine político en México (1968-2017), de la editorial Peter Lang.

Cato decidió llevar el apellido de su madre y no reclamar nada a García Márquez, añade el mismo medio. Guillermo Angulo, uno de los mejores amigos de Gabo, ha declarado que aunque García Márquez no reconoció a esta hija, estuvo siempre pendiente de ella y “le dio una casa en una zona muy bonita y un coche” en Ciudad de México.

El escritor colombiano, que empezó su carrera como periodista en el diario El Espectador, en Medellín, publicó su primera novela en 1955, titulada La hojarasca. Tras unas estancias en Ginebra, Roma y París, escribe El coronel no tiene quien le escriba y La mala hora (publicadas en 1961 y 1962). Regresó a América en 1958 y se instaló en Venezuela y posteriormente en Cuba, tras el triunfo de la revolución. Tras una estancia en Nueva York, se instaló en Ciudad de México, donde trabajó también en publicidad.

En 1967 llega la novela y el éxito que le harán universal, Cien años de soledad, a la que dedicó más de un año. Poco después se marcha a Barcelona, donde escribe El otoño del patriarca (publicada en 1975) y Relato de un náufrago (1970). En 1982 fue distinguido con el Nobel de Literatura. En su producción literaria posterior destacan El amor en los tiempos del cólera (1985) y El general en su laberinto (1989) y Noticia de un secuestro (1996). De 2002 es Vivir para contarla, obra biográfica de su infancia y juventud, a la que siguieron Memoria de mis putas tristes (2004) y Yo no vengo a decir un discurso (2010).

Cortesía: www.elpais.com