Shanghái mantendrá los controles de COVID-19 mientras aumentan las infecciones fuera de cuarentena 

Las autoridades de Shanghái afirmaron el jueves que, por el momento, se mantendrán las duras restricciones, incluso en los distritos que han conseguido reducir la transmisión del COVID-19 a cero, ya que el número de casos fuera de las zonas en cuarentena de la ciudad ha vuelto a aumentar.

Esta decisión se produce después de que las autoridades sanitarias, a principios de la semana, alentaran las esperanzas de volver a la normalidad al afirmar que las tendencias de los últimos días mostraban que Shanghái había “frenado eficazmente las transmisiones”.

A principios de abril, Shanghái ordenó a casi todos los residentes que se quedaran en casa después de que los casos de COVID-19 empezaran a aumentar. Los residentes se han enfrentado a pérdidas de ingresos, dificultades para conseguir alimentos, separaciones familiares y malas condiciones en la cuarentena.

Ante la creciente frustración de la población, las autoridades municipales declararon el jueves que estudiarían las quejas de los residentes sobre la calidad y las fechas de caducidad de productos como la carne de pato y el aceite de cocina suministrados en los paquetes de racionamiento del Gobierno.

Los negocios están empezando a reabrir, aunque tienen que operar bajo una “gestión de circuito cerrado”, que implica vivir en el lugar, realizar pruebas diarias y una rigurosa desinfección.

El fabricante estadounidense de coches eléctricos Tesla Inc se encuentra entre las 666 empresas autorizadas a reanudar su actividad y su reapertura ha sido objeto de un abundante espacio en los medios de comunicación estatales esta semana. Sin embargo, los economistas y los organismos de la industria advierten que las fábricas se enfrentan a pesadillas logísticas y están lejos de reanudar la producción completa.

Con la mayoría de los habitantes de Shanghái atrapados en casa, la Cámara de Comercio de la Unión Europea estimó que había entre un 40% y un 50% menos de camiones disponibles y menos del 30% de la mano de obra de Shanghái podía volver al trabajo.

El regulador bancario y de seguros de Shanghái instó el jueves a los bancos a conceder préstamos a las empresas que reanuden su actividad.

Con Información de es.euronews.com