Según análisis de la Universidad de Harvard el cerebro no borra todo lo que olvida

Con el pasar del tiempo y el avance de la edad en los seres humanos, es común que algunas de las cosas que han pasado en el transcurso de la vida y ciertas experiencias o vivencias puedan ser olvidadas o recordadas de manera intermitente.

Depende a veces de las personas ya que unas pueden retener más momentos en el cerebro que otro. También está el caso de los más avanzados con muy mala memoria que temen padecer en algún momento episodios de demencia e incluso Alzheimer, por eso, por muchos años expertos han intentado entender si aquello que se olvida es eliminado por completo del cerebro.

El cerebro no borra todo

Recientemente especialistas de la Universidad de Harvard determinaron gracias a un amplio estudio que olvidar no revierte ni borra los cambios en el cerebro que resultan del aprendizaje. El hallazgo fue publicado en Science Advances, en lo que se destacó que “el olvido genera un nuevo estado cerebral que es diferente del que existía antes de que ocurriera el aprendizaje o del que existe mientras aún se recuerda el comportamiento aprendido”.

Yun Zhang, profesor de Biología Orgánica y Evolutiva y miembro del Centro de Ciencias del Cerebro de Harvard, precisó: “Después de olvidar, a menudo podemos recordar lo que aprendimos antes, y nuestro cerebro ya no está en estado ingenuo. Por ejemplo, si celebramos una fiesta y luego, varios meses después, realmente nos olvidamos: ´¿Cuándo celebré esa fiesta? ¿Quién asistió?’ Y entonces tu amigo te dice: ‘Recuerda esto y aquello. Acuérdate de que cantamos una canción para vos’. De repente, te acordarás de ese momento”.

Diferencias de olvidar y trastorno

El neurólogo Michael Lorrain explicó que un ejemplo es la utilización de ayudas nemotécnicas, según explicó en un video de la Asociación Iniciativa de Investigación del Alzheimer, en Alemania. Allí, indicó que las notas en las que se apuntan cosas que uno no debe olvidar de hacer, van perdiendo progresivamente utilidad en formas tempranas de demencia. “Las personas anotan algo, pero luego ya no recuerdan qué significación tiene y en qué contexto lo hicieron”.

En los trastornos patológicos de la memoria, las personas afectadas pondrán objetos frecuentemente en sitios donde en realidad no corresponden en absoluto y lo olvidarán.  Para el neurólogo, un límite entre un olvido “normal” y uno patológico es que, en el primer caso, los contenidos olvidados reaparecen en la memoria en el corto o largo plazo. Sin embargo, en el caso del alzheimer y de otras formas de demencia, permanecerán desaparecidos para siempre.

Freddy González Gil

Comunicador Social venezolano-argentino, especialista en Artes Audiovisuales, amante del deporte y más de 15 años de experiencia | Buenos Aires, Argentina | Twitter | Instagram