Deportaciones y juicios de asilo rápidos: este es el plan de Biden si se elimina el Título 42

Anticipándose a una nueva oleada migratoria en la frontera con México, con o sin la vigencia del controvertido Título 42, el gobierno da a conocer su estrategia y asegura que las deportaciones aceleradas seguirán ejecutándose antes y después del 23 de mayo.

Tras el fallo de una corte de Louisiana el lunes, que suspendieron temporalmente los planes del gobierno de dejar sin efecto la vigencia del Título 42 en la frontera (que permite la deportación acelerada de extranjeros por razones de seguridad sanitaria), el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) se apresuró a dar a conocer un nuevo plan que será implementado a partir del 23 de mayo, siempre y cuando se mantenga vigente el fallo judicial.

Desde que fue anunciado el retiro de la controversial política fronteriza, el 1 de abril el gobierno dijo que prepara una hoja de ruta que incluye aumentar la seguridad en la frontera, descongestionar la Corte de Inmigración (abrir espacios para nuevos casos de asilo), elevar la capacidad de respuesta (para atender hasta 18,000 casos diarios) y fortalecer la aplicación del Título 8 de la Ley de Inmigración (INA) para seguir deportando de manera expedita.

Pero cabe la posibilidad de que los tribunales de justicia mantengan vivo el Título 42, un escenario que si bien trunca los planea migratorios de Joe Biden, le dan espacio para recuperarse de las críticas republicanas e incluso de miembros del Partido Demócrata que están en contra de la eliminación del Título 42 porque temen, si desaparece, una crisis migratoria sin precedentes en las frontera que impacte negativamente en el resultado de las elecciones de medio término a celebrarse el primer martes de noviembre.

Este es el plan del gobierno

En un documento de 20 páginas publicado el martes, el DHS dio a conocer el protocolo que implementa en la frontera y las medidas que llevará a cabo a partir del 23 de mayo, si se elimina el Título 42, una política que data de 1944 y que fue activada en 2020 como parte de la estrategia para combatir la pandemia del coronavirus.

Qué es el Título 42

El Título 42 se trata de una política de salud pública creada para prevenir el ingreso al país de personas con enfermedades infecciosas. Fue activada en marzo de 2020 por el entonces gobierno de Donald Trump como parte de los esfuerzos para evitar la propagación del coronavirus y combatir la pandemia.

La medida le ha permitido al gobierno federal deportar de forma acelerada a extranjeros por razones de seguridad sanitaria.

El gobierno de Biden alega que el Título 42 se trata de una política de salud pública que no tiene nada que ver con política migratoria. Añade que los esfuerzos del gobierno para contener la pandemia han dado buenos resultados y es tiempo de eliminarla.

Republicanos y algunos demócratas temen que el retiro del Título 42 desate una crisis migratoria en la frontera y, además, aumente las probabilidades de nuevos contagios de COVID-19. La estrategia

El DHS dice que el plan prioriza la seguridad fronteriza al tiempo que construye un sistema de inmigración ordenado y humano, recuperando el debido proceso migratorio.

Reconoce que en la frontera hay una crisis, pero advierte que fue “heredada” del gobierno anterior. Sin embargo, no dice que el problema fue advertido en 2013, tras un informe elaborado por un grupo de expertos de la Universidad de California quienes advirtieron a Naciones Unidas y este organismo, a su vez, al entonces gobierno de Barack Obama: del éxodo de migrantes, sobre todo centroamericanos. El Título 8

El gobierno asegura que, una vez retirado el Título 42 (previsto para el 23 de mayo a menos que los tribunales de justicia confirmen la sentencia de la corte de Louisiana, que ordeno mantenerlo vigente), tiene “autoridad legal para hacer cumplir nuestras leyes de inmigración y seguridad fronteriza” bajo la implementación del Título 8 de la Ley de Inmigración.

Entre otras cosas, advierte, “el Título 8 establece que las personas que cruzan la frontera sin autorización legal (indocumentados) son procesados​​para su remoción y, si no pueden establecer una base legal para permanecer en Estados Unidos, sean rápidamente expulsados ​​del país”. Los posibles escenarios

Todos los escenarios dibujados hasta ahora por el DHS apuntan a que, una vez eliminado el Título 42, habrá un aumento en el tráfico de personas en la frontera con México.

Algunos reportes hablan entre 6,000 y 18,000 personas diarias. Y el DHS anticipa que los niveles de migración aumentarán, ya que los traficantes buscarán aprovecharse y beneficiarse de los migrantes vulnerables”.

El gobierno también tiene en cuenta que actualmente hay más personas en el mundo desplazadas de sus hogares que en cualquier otro momento desde la II Guerra Mundial, incluso en el hemisferio occidental. El plan ya está en marcha

Si bien el protocolo fue elaborado en respuesta a la eliminación del Título 42 a partir del 23 de mayo, el DHS dijo que “muchos elementos ya se están implementando”, esto debido a que se registran récord de ingresos en la frontera sur.

   · Aumento de recursos, incluido el personal, transporte, apoyo médico e instalaciones para apoyar las operaciones fronterizas;

   · La Patrulla Fronteriza tiene desplegados 23,000 agentes a lo largo de la frontera;

   · El DHS espera retener y procesar 18,000 casos diarios;

   · El plan incluye salvaguardar la salud pública y la seguridad de nuestra fuerza laboral, los no ciudadanos y las comunidades fronterizas;

   · Mitigar el COVID-19, incluidas pruebas y administrar vacunas apropiadas p en 24 sitios de CBP. Seguridad fronteriza

   · Acelera procesos para evitar el hacinamiento en los centros de detención;

   · Aumenta controles de seguridad;

   · Simplifica procesamiento de casos en puertos de entrada;

   · Sanciones y consecuencias por entrada ilegal. Incluye arresto, proceso, traslado y enjuiciamiento;

   · Deportaciones aceleradas de aquellos extranjeros que no califican para el alivio bajo las leyes vigentes. Combate al crimen

   · Persecución y arresto de traficantes de personas (coyotes);

   · Combate al tráfico de drogas y contrabando humano;

   · Una nueva unidad de inteligencia para coordinar y fortalecer la capacidad de alerta temprana de los movimientos migratorios. Socios centroamericanosEl plan incluye un programa de trabajo con los países centroamericanos y México, desde donde de origina la mayoría del tráfico de inmigrantes hacia la frontera sur de Estados Unidos. Sistema obsoleto

El gobierno reconoce después de 9 años las recomendaciones entregadas por la Universidad de California a la ONU en 2013: que el sistema migratorio vigente es obsoleto.

“No fue construido para manejar los niveles y tipos actuales de flujos migratorios que estamos viviendo y ya está bajo presión”, dice el DHS. Pero advierte que hacen falta recursos y modernizar el sistema. Para ello dice que “necesitan la colaboración del Congreso, los funcionarios estatales y locales, las ONG y las comunidades para hacerlo”. Qué pasa si no se elimina el Título 42

El gobierno seguirá deportando aceleradamente a extranjeros que llegan en busca de asilo u otros beneficios migratorios legales disponibles utilizando una regla de salud pública.

La Casa Blanca argumenta que la política de seguridad sanitaria afecta severamente el debido proceso migratorio y pide a los tribunales de justicia que pueda continuar con su cancelación a partir del 23 de mayo.

Al mismo tiempo, mantener vigente la norma por orden de los tribunales de justicia, le da una especie de respiro al gobierno, agobiado por críticas del Partido Republicano y de algunos legisladores demócratas, quienes temen que el levantamiento de la medida de salud pública desate una crisis migratoria sin precedentes en la frontera con México.

La Casa Blanca se ha apresurado a señalar que el plan o protocolo elaborado para la frontera sur reúne la capacidad de respuesta necesaria para actuar dentro de los escenarios previstos y que contemplan el procesamiento de hasta 18,000 personas diarias.

Y que continuará conversaciones con el Congreso para asegurar los fondos y recursos necesarios para desarrollar la estrategia. Poderes extraordinarios

Mientras prosigue la batalla legal por la vigencia del Título 42 y se implementa el nuevo protocolo, el DHS activó dos medidas dirigidas a descongestionar la Corte de Inmigración (atorada con más de 1.7 millones de expedientes) y abrir paso a nuevos casos de asilo a partir del 23 de mayo (si se retira la regla de salud pública).

   · Poderes discrecionales a los abogados (fiscales) de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE). A partir del 25 de abril pueden cancelar administrativamente y/o terminar casos de deportación. Se estima que la medida beneficiará a unos 700,000 casos en los tribunales de inmigración considerados de baja prioridad (que no tienen crímenes o delitos graves que impliquen una amenaza a la seguridad pública o nacional de Estados Unidos).

   · Poderes discrecionales a los oficiales (agentes) de asilo de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) para otorgar asilos en la frontera. Solo los casos que sean negados (porque no tienen una causa razonable o no evidencien miedo de persecución creíble) serán remitidos a los jueces de inmigración. Quédate en MéxicoA la lista se agrega la vigencia, por ahora, del Programa de protección del Migrante (MPP), también conocido como ‘Quédate en México’, que permite al gobierno enviar al otro lado de la frontera a solicitantes de asilo a esperar en ese país la resolución de sus casos en tribunales de inmigración estadounidenses

Con Información de Univisión.com