En plenas vacaciones, Beijing cerró parques de atracciones y prohibió comer en los restaurantes por la política china del “Covid cero”

Además, todos los gimnasios, lugares de entretenimiento e instalaciones deportivas cubiertas deberán suspender sus actividades durante el período festivo en la capital, que este lunes registró 51 casos sintomáticos

A dos meses del inicio del último brote de COVID en China, muchas empresas de las dos ciudades más importantes del país se enfrentan a restricciones nuevas o ya existentes en sus operaciones.

Durante el fin de semana, Beijing cerró los parques de atracciones y prohibió comer en los restaurantes, cuando se iniciaban unas vacaciones de cinco días. Durante las vacaciones del año pasado, los ingresos del turismo nacional se duplicaron con respecto al año anterior, según cifras oficiales citadas por el medio estadounidense CNBC.

El complejo turístico Universal de Beijing cerró el domingo hasta nuevo aviso. Todos los gimnasios, lugares de entretenimiento y actuaciones en directo, cibercafés y otras instalaciones deportivas cubiertas deberán cerrar durante el período vacacional, que oficialmente se prolongará hasta el miércoles.

Un importante centro comercial de lujo de la ciudad dijo el viernes que cerraría temporalmente debido a las restricciones relacionadas con COVID, según información de CNBC.La gente mira el menú fuera de un restaurante, después de que el gobierno prohibiera comer dentro, tras el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en Beijing, China 2 de mayo de 2022. REUTERS/Carlos García Rawlins
La gente mira el menú fuera de un restaurante, después de que el gobierno prohibiera comer dentro, tras el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) en Beijing, China 2 de mayo de 2022. REUTERS/Carlos García Rawlins

Por su parte, Shanghai, que ha estado sometida a algunos de los cierres más estrictos, mostró algunos signos de alivio en los últimos días.

La ciudad anunció el sábado que añadió 1.188 empresas más a una lista para reanudar la producción. Según las autoridades, más del 80% de las 666 empresas de la lista inicial, anunciada a mediados de abril, incluidas 247 con financiación extranjera, habían reanudado su actividad.

Antes de que se publicara la segunda lista, la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China dijo que la lista blanca “es una señal prometedora para la recuperación de Shanghai”, de acuerdo a CNBC.

Sin embargo, la escasez de conductores de camiones y el traslado de los trabajadores entre las burbujas de las fábricas y sus hogares seguían siendo un reto, dijo Bettina Schoen-Behanzin, vicepresidenta de la cámara y presidenta de Shanghai.Un hombre con traje de protección monta en bicicleta en una calle durante el confinamiento, por la pandemia de COVID-19, en Shanghái, China, 3 de mayo de 2022. REUTERS/Aly Song

Un hombre con traje de protección monta en bicicleta en una calle durante el confinamiento, por la pandemia de COVID-19, en Shanghái, China, 3 de mayo de 2022. REUTERS/Aly Song

Hasta el lunes, el número de personas en Shanghái sujetas a las órdenes más estrictas de permanecer en casa se redujo a 2,5 millones, frente a los 5,3 millones de cuatro días antes, según cifras oficiales.

China continental informó el lunes un descenso de los nuevos casos de COVID con síntomas, con 368, frente a los más de 1.000 de las últimas semanas. Shanghái fue la ciudad con más casos sintomáticos, con 274, mientras que Beijing fue la segunda con 51.

Mientras que los residentes no pueden salir de las zonas de la ciudad que están bloqueadas, los negocios de otras zonas suelen permanecer abiertos para aquellos que tengan un resultado negativo en las pruebas de coronavirus de las últimas 48 horas.

Beijing anunció que se requerirían pruebas semanales después de las vacaciones para tomar el transporte público o ir a zonas públicas como los supermercados. También informó la apertura de un centro de cuarentena con 1.200 camas.

Con Información de Infobae.com