“Nos usan como carta de elección”: la historia de un migrante en huelga de hambre por la reforma migratoria

Tras recorrer 1,800 millas pedaleando por todo el país, Omar Gómez llegó solo la capital de Estados Unidos para participar en los eventos del 1 de mayo. Ahora ha iniciado una huelga de hambre por la aprobación reforma migratoria, a la que se han unido otros inmigrantes.

Omar Gómez tenía 24 años cuando salió de México con la ilusión de construir una familia en Estados Unidos. Ahora con 46 años los sueños siguen estando ahí, a veces adormecidos, cansados, pero se apoya en la esperanza para no desfallecer y tirar la toalla.

El pasado 21 de marzo, junto a un grupo de amigos inmigrantes, todos sin papeles de permanencia legal, tomaron sus bicicletas y enfilaron desde el Capitolio en Denver, Colorado, hasta Washington DC para, dijeron, “presionar por una reforma migratoria”.

Pocos creyeron en la aventura. Pero el 30 de abril y tras recorrer 1,800 millas pedaleando entre montañas y llanuras, y el abandono de los amigos de ruta, Omar arribó solo la capital de Estados Unidos para participar en los eventos del 1 de mayo, el ‘Día Sin Inmigrantes’ que se llevó a cabo en al menos 39 ciudades de 17 estados, entre ellos Washington DC.

“Nos usan en cada elección”: migrante mexicano con 20 años en EEUU

Luego de un descanso de 24 horas, Gómez anunció la segunda parte de su peregrinaje: “una huelga de hambre indefinida hasta que haya una respuesta por parte del Congreso a nuestro legítimo reclamo de legalización”, dice

En noviembre los estadounidenses saldrán nuevamente a las urnas para participar en los comicios de medio tiempo, donde se renueva la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

“Nos usan como carta de elección y nunca se concreta nada. Son más de 30 años en que la comunidad inmigrante vive con miedo y limitaciones. No podemos usar todo nuestro potencial, podríamos hacer mucho más, aportar más, pero no nos dejan”, apuntó.

La huelga de hambre por la reforma migratoria

Cuando Gómez comenzó la huelga, el lunes, se unieron dos inmigrantes. El martes había cerca de una docena de personas apoyando el movimiento.

“Personas de otros estados, Texas, Colorado y de Washington DC están acercándose para conocer esta protesta”, dice Jennifer Piper, del Comité de Servicios de Amigos Americanos en Colorado, una organización sin fines de lucro a nivel local influido por la comunidad religiosa de los cuáqueros.

Tanto el recorrido en bicicleta como la huelga de hambre está siendo coordinado por el grupo informal de Colorado denominado United for Immigration Reform, quien se hizo cargo de la logística del movimiento surgido el 14 de febrero, evento que también congregó cientos de inmigrantes en varios estados para hacer el mismo reclamo al Congreso: que apruebe una reforma migratoria.“Entre este momento y noviembre, esperamos que el Congreso debata y finalmente apruebe una reforma”, dice Piper. “Esta huelga es parte de un movimiento que seguirá escalando, con otras protestas. Millones de inmigrantes llevan décadas esperando que los políticos cumplan sus promesas. Ya no es tiempo de ofrecer hacerlo, el tiempo de actuar es ahora”.

Con Información de Univisión.com