ICE opera masivo sistema de vigilancia y tiene acceso a datos de casi toda la población de EEUU, revela estudio

Un estudio elaborado por la Universidad Georgetown reveló que la agencia federal encargada de las deportaciones maneja un sistema de vigilancia digital masivo en secreto que le permite acceso a casi todas las personas en Estados Unidos y a la mayoría de los indocumentados.

Estudio elaborado por la Universidad Georgetown reveló que la agencia federal encargada de las deportaciones maneja un sistema de vigilancia digital masivo que le permite acceso a casi todas las personas en Estados Unidos.

Los investigadores señalaron que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), una dependencia del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), no solo ha estado desarrollando su propia capacidad para usar la vigilancia para llevar a cabo deportaciones, “sino que también ha desempeñado un papel clave en el impulso más grande del gobierno federal para acumular la mayor cantidad de información posible sobre todas nuestras vidas”.

La investigación, elaborada por expertos del Centro de Privacidad y Tecnología de la Universidad de Georgetown, que demoró dos años, incluye cientos de solicitudes de la Ley de Libertad de Información (FOIA) y una revisión exhaustiva de los registros de contratación y adquisiciones de ICE.

Creada en 2003, como parte de los cambios operados en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, ICE tiene acceso a los registros digitales de los gobiernos estatales y locales, así como capacidad de compra de bases de datos de empresas privadas.

Manos libres

Entre las preocupaciones, los investigadores señalan que “en sus esfuerzos por arrestar y deportar, ICE, sin ninguna supervisión judicial, legislativa o pública, ha accedido a conjuntos de datos que contienen información personal sobre la gran mayoría de las personas que viven en Estados Unidos, cuyos registros pueden terminar en manos de las autoridades de inmigración simplemente porque solicitan licencias de conducir o registros de servicios públicos locales para obtener acceso a calefacción, agua y electricidad”.

“ICE ha construido su sistema de vigilancia cruzando líneas legales y éticas, aprovechando la confianza que las personas depositan en las agencias estatales y los proveedores de servicios esenciales y explotando la vulnerabilidad de las personas que ofrecen voluntariamente su información para reunirse con sus familias”, se lee en el reporte.

Redada masiva

Las conclusiones del estudio indican que:

  • La vigilancia de ICE “es más amplia de lo que la gente cree. Es una redada”. Y agrega que la mayoría de los estadounidenses probablemente “no se imaginan que su información es capturada por las redes de vigilancia de ICE”.
  • ICE ha utilizado tecnología de reconocimiento facial para buscar en las fotografías de las licencias de conducir de aproximadamente 1 de cada 3 (32%) de todos los adultos en Estados Unidos.
  • La agencia tiene acceso a los datos de las licencias de conducir de 3 de cada 4 (74%) adultos y rastrea los movimientos de los automóviles en las ciudades donde viven casi 3 de cada 4 (70%) adultos.
  • Cuando 3 de cada 4 (74%) adultos en EEUU conectaron el gas, la electricidad, el teléfono o Internet en un nuevo hogar, ICE pudo conocer automáticamente su nueva dirección. Casi todo eso se ha hecho sin orden judicial y en secreto.
  • ICE construyó su red de vigilancia aprovechando datos de empresas privadas y burocracias estatales y locales.

Cada vez más agresivo

Los investigadores indicaron que durante la mayor parte de su historia, la aplicación de la ley de inmigración fue un asunto de datos pequeños que se basó principalmente en consejos ad hoc y acuerdos de intercambio de información con las agencias policiales estatales y locales.

Pero después del 11 de septiembre de 2001 la agencia federal combinó esos programas con iniciativas mucho más amplias, “aprovechando vastas bases de datos en manos de intermediarios de datos privados, así como burocracias estatales y locales que históricamente no estaban involucradas con la aplicación de la ley”.

A través de esas iniciativas, ICE ahora utiliza flujos de información “que son mucho más amplios y se actualizan con mucha más frecuencia, incluidos los registros del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) y la información de los clientes de servicios públicos, así como registros de llamadas, registros de bienestar infantil, tarjetas de crédito, registros de empleo, información de geolocalización, registros de atención médica, registros de vivienda y publicaciones en redes sociales”.

Con Información de Univisión.com