Científicos descubrieron que las cepas de la gripe española de 1918 todavía perduran hoy

Investigadores del Instituto Robert Koch analizaron recientemente 13 muestras de pulmón de diferentes individuos recolectados en Alemania entre 1900 y 1931. Cómo lograron obtener dos genomas parciales y un genoma completo del virus de la influenza A H1N1

Un tercio de la humanidad infectada, entre 50 y 100 millones de personas millones de muertas y un virus que sobrevivió más de 100 años. ¿Cómo es esto?

Algunos de los virus de la gripe estacional que las personas pueden contraer cada invierno pueden ser descendientes directos de la cepa detrás de la catastrófica pandemia de la “gripe española” de 1918, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature Communications.

Científicos del Instituto Robert Koch analizaron recientemente 13 muestras de pulmón de diferentes individuos recolectados en Alemania entre 1900 y 1931 y lograron obtener dos genomas parciales y un genoma completo del virus de la influenza A H1N1, todos correspondientes a 1918.Enfermeras trasladan a un paciente en San Luis, Misuri, durante la pandemia de la gripe española en 1918.Enfermeras trasladan a un paciente en San Luis, Misuri, durante la pandemia de la gripe española en 1918.

Los virus fueron tomados de las víctimas de la pandemia de influenza de 1918, a menudo conocida con el nombre inapropiado de “gripe española”, una de las pandemias más graves de la historia reciente y que muchos historiadores afirman que mató a casi 100 millones de personas. El brote fue la primera de tres pandemias de gripe causadas por el virus de la influenza A H1N1, seguida por la pandemia de gripe rusa de 1977 y la pandemia de gripe porcina de 2009.

Sin embargo, no todos los brotes de H1N1 son devastadores a escala mundial. Algunas cepas de la influenza H1N1 son endémicas en los humanos y causan una pequeña fracción de todas las enfermedades similares a la influenza que vemos cada invierno en todo el mundo. A diferencia de otros estudios, esta última investigación plantea la hipótesis de que los brotes estacionales de H1N1 que vemos cada año son causados por virus que son descendientes directos de los que están detrás de la infame pandemia de influenza de 1918.

El material genético de un virus de hace más de 100 años es notoriamente complicado para que los científicos trabajen con él, pero el equipo tuvo la suerte de analizar de cerca este virus centenario y obtener información sobre cómo causó estragos en todo el mundo, y aún potencialmente acecha y preocupa a los expertos que observan como hoy el coronavirus muta a variantes más contagiosas.Muestras positivas para el virus de la influenza A ( a ) y comparación de todos los genomas disponibles del virus de la influenza A de 1918 ( b ). Identificamos polimorfismos de nucleótido único (SNP) en los nuevos genomas usando BM como referencia; para BM y CU, trazamos SNP únicos para estos genomas.

Muestras positivas para el virus de la influenza A ( a ) y comparación de todos los genomas disponibles del virus de la influenza A de 1918 ( b ). Identificamos polimorfismos de nucleótido único (SNP) en los nuevos genomas usando BM como referencia; para BM y CU, trazamos SNP únicos para estos genomas.

La pandemia de 1918 afectó a más de la mitad de la humanidad y mató de 50 a 100 millones de personas, pero cuando comenzamos este trabajo, solo había 18 especímenes de los que había secuencias disponibles y solo dos genomas completos, la mayoría de los EEUU”, explicó Sébastien Calvignac-Spencer, autor del estudio en el Instituto Robert Koch. Tal como era de esperar, su análisis sugirió claramente que el virus de la gripe de 1918 se estaba propagando tanto a nivel local como a través de los continentes.

La enfermedad se reconoció casi simultáneamente en todos los continentes en el verano de 1918, alcanzó su punto máximo en el otoño de 1918 y continuó durante el invierno de 1919. Si bien los niños pequeños y los ancianos se vieron gravemente afectados, la pandemia de 1918 se destacó como causante de una mortalidad excepcionalmente alta en personas sanas de 20 a 40 años. Su duración, alto número de muertos y una epidemiología inusual contribuyeron a su profundo impacto en las sociedades de la época”, escribió el autor.

Fundamentalmente, los nuevos genomas de la Alemania de 1918 son de las fases anteriores de la pandemia en comparación con otros especímenes, lo que demuestra que la pandemia de gripe de 1918 vio numerosas olas muy parecidas a la actual pandemia de COVID-19. A diferencia de COVID-19, no encontraron ninguna evidencia de nuevas variantes del virus de la gripe de 1918 que surgieran, dominaran y se reemplazaran entre sí con cada ola. Sin embargo, parece que el virus de la gripe de 1918 evolucionó con el tiempo para adaptarse mejor a infectar a los humanos.

Los hospitales estaban llenos y ofrecían opciones limitadas de tratamiento. Todavía no se habían descubierto los antibióticos para tratar infecciones bacterianas que eran secundarias y que, normalmente, acompañaban a la gripe. En Fort Porter, Nueva York, las camas se invertían para que los pacientes no respiraran en las caras de los demás.

Los hospitales estaban llenos y ofrecían opciones limitadas de tratamiento. Todavía no se habían descubierto los antibióticos para tratar infecciones bacterianas que eran secundarias y que, normalmente, acompañaban a la gripe. En Fort Porter, Nueva York, las camas se invertían para que los pacientes no respiraran en las caras de los demás.

Usando modelos de reloj molecular, un método que permite estimar escalas de tiempo evolutivas, encontraron que todos los segmentos genómicos de la gripe estacional H1N1, una de las muchas cepas que pueden circular cada invierno, podrían descender directamente de la cepa pandémica inicial de 1918. “Múltiples linajes máximos previos a la pandemia sobrevivieron hasta los siguientes meses pandémicos. Tanto la falta de una fuerte estratificación geográfica como la supervivencia de los linajes iniciales durante un período de tiempo que cubre los períodos pico antes y después de la pandemia (280 días) son dinámicas compartidas con la pandemia H1N1 2009″, afirman los científicos.

No existen secuencias genéticas que muestren lo que sucedió con el virus en el transcurso de la década de 1920, pero a principios de la década de 1930, el virus H1N1 se había vuelto menos virulento, pasando efectivamente de un virus pandémico a un virus estacional. Según el nuevo estudio, H1N1 hizo esto sin redistribución, el intercambio de segmentos genómicos entre diferentes virus, por lo que los brotes estacionales del virus pueden considerarse un descenso puro de la cepa pandémica.Los soldados convalecientes se ubicaban a un brazo de distancia unos de otros en las enfermerías, separados por poco más que una sábana, lo que aumentaba la propagación de la gripe española. Estos pacientes se alojaban en Eberts Field en Lonoke, Arkansas, porque no había espacio en el hospital.

National ArchivesLos soldados convalecientes se ubicaban a un brazo de distancia unos de otros en las enfermerías, separados por poco más que una sábana, lo que aumentaba la propagación de la gripe española. Estos pacientes se alojaban en Eberts Field en Lonoke, Arkansas, porque no había espacio en el hospital. National Archives

Los investigadores enfatizaron que cualquier comparación entre la pandemia de COVID-19 y la pandemia de gripe de 1918 debe hacerse con precaución: estos son virus muy diferentes y condiciones muy diferentes para que el virus se propague. Dicho esto, se pueden señalar algunos paralelismos.

La mayoría de los científicos ahora creen que el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, se convertirá en un virus endémico estacional , quizás no más grave que un resfriado común. Después de todo, algunos sospechan que el virus detrás de la pandemia de 1889-1890, a menudo denominado “gripe asiática” o “gripe rusa”, fue un predecesor del coronavirus humano OC43, que en la actualidad causa principalmente síntomas respiratorios leves.

Tal vez, otros han sugerido, un futuro manso y apacible también podría ser el destino del SARS-CoV-2.

Con Información de Infobae.com