Bruselas reduce la previsión de crecimiento de la eurozona a un 2,7%

La guerra en Ucrania no da tregua a la economía europea. Las previsiones económicas de la Comisión Europea publicadas este lunes muestran que mientras el crecimiento se ralentiza, la inflación se dispara a niveles récord.

«La invasión no provocada de Rusia a Ucrania está causando un sufrimiento y una destrucción incalculables, pero también está pesando en la recuperación económica de Europa. Sin embargo, el fuerte repunte económico del año pasado tendrá un efecto positivo persistente en las tasas de crecimiento de este año. Aunque esto no debe restar importancia al impacto que la guerra está teniendo en nuestras economías», apunta el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni.

Bruselas ha revisado a la baja sus previsiones de febrero. Hace unos meses se esperaba que el crecimiento de la zona euro para 2022 fuera del 4%, ahora se prevé que sea del 2,7%. En cambio, la inflación pasa del 3,5% al 6,1%.

En el caso de España, Bruselas prevé que crezca un 4% y reduce su previsión de crecimiento de 2022 en 1,6 puntos. Mientras que para el año 2023 estima que crecera un 3,4%, un punto menos de lo que preveía en las anteriores previsiones.

Las proyecciones de Bruselas apuntan a que el crecimiento continuará. Pero siempre que Rusia no deje de suministrar gas natural a la UE. En caso contrario, Europa podría enfrentarse a una recesión. «Nuestras previsiones de referencia van acompañadas de un análisis de escenarios basado en un modelo que simula el impacto del aumento de los precios de las materias primas energéticas, y este es el escenario adverso, así como de un corte total del suministro de gas desde Rusia. Y este es el escenario severo. En ambos casos, el crecimiento anual será negativo», asegura Gentiloni.

La semana que viene, la Comisión propondrá recomendaciones específicas para los Estados miembros y sobre la ampliación o no de la cláusula general de escape para una mayor flexibilidad fiscal.

Con Información de es.euronews.com