Revivir la llama del amor luego de tener hijos, dificil pero no imposible

Cuando se es padre o madre, posiblemente el acontecimiento es la mejor experiencia personal que pueda tener el ser humano. Es cierto que no todos están preparados o simplemente no quieren correr con las responsabilidades paternales, pero el día a día y desarrollo nos inducen a replantearlo como meta de vida: estudiar-graduarse-casarse-tener hijos.

Sin embargo, no todo es color de rosas. La llegada de los hijos cambian por completo el desarrollo y cotidianidad y sin duda alguna, las relaciones matrimoniales y de pareja son unas de las afectadas, siendo la práctica sexual el eje principal.

Encontrar el momento adecuado, vencer al cansancio, hallar nuevas maneras de vincularse en la intimidad  y mantener el deseo puede ser una tarea muy complicada. Ante esto, citamos la frase tradicional “el que quiere puede”; varios especialistas así lo aseguran y nos recuerdan que no es imposible lograr el objetivo.

Estrategias

Diversos sexólogos y terapeutas explican que en la actualidad existen comprobadas estrategias para mejorar las relaciones sexuales en todo las índoles, en este caso sólo nos centraremos en la problemática causada por los hijos.

Lo primero que hay que aclarar es que según varios estudios, la presencia de los hijos no es la única causa del malestar sexual entre parejas y que muchas veces, son los mismo adultos los que por diferentes situaciones diarias (trabajo, monotonía, aburrimiento o falta de amor) son los responsables principales del problema.

Flori Berrade, psicóloga y sexóloga argentina comentó para el medio Clarín que no sólo se trata del simple acto y que la planificación está valorada como una de las características primordial para dar los primeros pasos hacia la mejoría. «La idea es planificar momentos de intimidad, teniendo en cuenta que intimidad y sexo no son sinónimos de coito o penetración».

Privacidad

Entre los problemas, éste es uno de los más notables. La especialista indica que si se trata de hijos chicos, una de las mejores opciones para poder encontrar intimidad es cuando los hijos se duermen. Si al dormirse lo hacen en el mismo cuarto o cama, lo más aconsejable es descartar la opción y encontrar otro lugar de la casa en soledad.

8 trucos que pueden funcionar

Romina Barraza, médica sexóloga clínica y educadora en sexualidad humana (en Instagram, @drabarrazasexualidades), recomienda:

  1. Siempre mantener relaciones sexuales en una habitación a solas.
  2. Tener la puerta cerrada (si son más grandes o adolescentes se puede poner llave o pasador a la puerta de la habitación de los adultos).
  3. Enseñar a los hijos e hijas desde pequeños a golpear la puerta antes de entrar (este respeto a la privacidad debe ser recíproco).
  4. Ir a hoteles alojamiento (motel). Esto suma a la pareja porque rompe la rutina.
  5. Coordinar con parejas amigas (que también tengan hijos) e ir rotando el cuidado algún día del fin de semana. Con esta práctica ganan todos.
  6. Si hay poco tiempo, los juguetes sexuales pueden ser buenos aliados. 
  7. Aprovechar los horarios escolares o de actividades extracurriculares.
  8. Programar salidas de pareja con los hijos al cuidado de niñera, abuelos o tíos.

Freddy González Gil

Comunicador Social venezolano-argentino, especialista en Artes Audiovisuales, amante del deporte y más de 15 años de experiencia | Buenos Aires, Argentina | Twitter | Instagram