ICE arresta a 119 extranjeros que ya habían sido deportados

La redada se llevó a cabo entre el 1 y el 7 de junio a nivel nacional. Del total de arrestos, 110 habían sido deportados por delitos graves, entre ellos: asalto gravado con arma de fuego, robo, hurto, secuestro, atropello y fuga, tráfico de drogas y abuso de menores. La agencia dijo que seguirá llevando a cabo este tipo de operativos.

La agencia federal encargada de las deportaciones de extranjeros anunció este miércoles que llevó a cabo un operativo nacional que finalizó con la detención de 119 extranjeros que ya habían sido deportados y regresaron a Estados Unidos sin autorización.

“El resultado de una operación nacional fue 119 no ciudadanos que habían reingresado ilegalmente a Estados Unidos después de deportaciones anteriores”, dijo Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en un comunicado.

Las detenciones fueron llevadas a cabo por agentes de la unidad de Operaciones de Detención y Deportación (ERO).

La agencia federal explicó que la operación “se centró en detener a los no ciudadanos deportados de Estados Unidos dentro de los últimos cinco años de conformidad con una orden final de expulsión, quienes posteriormente volvieron a ingresar sin autorización y se determinó que son una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública o la seguridad fronteriza”.

Los arrestos se basan en las prioridades de deportación de ICE.

Detalles del operativo

La redada se llevó a cabo entre el 1 y el 7 de junio. “Durante la operación a nivel nacional los agentes priorizaron las acciones de ejecución sobre los no ciudadanos (extranjeros indocumentados) de acuerdo con las Directrices para la Aplicación de la Ley de Inmigración Civil emitidas por el secretario Mayorkas el 30 de septiembre de 2021” y que se conocen como prioridades de deportación.

De los 119 detenidos, “110 tenían delitos graves por los cuales habían sido expulsados del país”, dijo Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California.

“Al ser nuevamente detenidos, absolutamente enfrentarán cargos federales y otro castigo migratorio por reingresar sin autorización después de haber sido deportado, especialmente si la expulsión fue por haber cometido un delito que lo convirtió en deportable e inadmisible”, indicó.

También advirtió que el reingreso ilegal después de un delito de felonía agravada «puede implicar una pena de hasta 20 años de cárcel».

Con Información de Univisión.com