Tragedia en San Antonio: Mientras unos critican la política fronteriza de Biden, otros exigen una reforma migratoria

No transcurrió mucho tiempo desde que fue hallado el camión donde venían los inmigrates cuando el gobernador de Texas publicó un mensaje en su cuenta de Twitter diciendo que el culpable era el presidente Biden. Pero los activistas dicen que el camión burló la política migratoria de Abbott y advierten que esto seguirá pasando si no cambian las leyes federales.

La nueva tragedia de San Antonio, Texas, se convierte en la peor en su tipo: medio centenar de inmigrantes muertos, 22 de ellos mexicanos, quienes fueron abandonados en el interior de un camión en las afueras de esa ciudad.

No es el primer viaje fatídico, tampoco será el último, advierten autoridades y organizaciones que trabajan por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos. Una tragedia similar registrada en 2017 dejó un saldo de 10 muertos en el interior de un camión que se encontraba estacionado en un Walmart en San Antonio, también en Texas.

En mayo de 2003, en otra tragedia, 19 migrantes fueron hallados sin vida atrapados en el interior de un camión estacionado a la orilla de una carretera en Victoria, al sureste de San Antonio, la primera ciudad importante tras cruzar la frontera con México.

A pesar de las medidas de control y seguridad implementadas tanto por el gobierno federal como por los estados fronterizos, como en el caso de Texas, las tragedias no se evitan.

La postura de Abbott

Pocas horas después del hallazgo registrado el lunes, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, escribió en su cuenta de la red social Twitter que la culpa de lo ocurrido era del gobierno del presidente Biden.

“Al menos 42 personas encontradas muertas dentro de un camión que transportaba migrantes en Texas. Estas muertes son de Biden. Son el resultado de sus letales políticas de fronteras abiertas. Muestran las consecuencias mortales de su negativa a hacer cumplir la ley. Al final de la tarde del martes, horas después de ser hallado el camión en una carretera rural cerca de la línea del ferrocarril”, escribió.

No es la primera vez que Abbott culpa al Biden por las tragedias que se registran en la frontera; también lo responsabiliza por el éxodo de migrantes provenientes desde México. Pero el gobernador texano no aclara en sus ataques que la frontera no está abierta, como asegura, sino que ha aumentado la llegada de migrantes, el gobierno ha detenido un mayor número de extranjeros y la mayoría, según datos de la Patrulla Fronteriza, han sido deportados de forma expedita.

Además de las críticas, Texas también ha demandado una decena de veces al gobierno a revertir políticas adoptadas por Biden, entre ellas la cancelación del Programa Permanecer en México (MPP, que regresa extranjeros a México a esperar la resolución de sus casos de asilo en tribunales estadounidenses) y el Título 42, que permite la expulsión acelerada de extranjeros por la pandemia del coronavirus.

Cabe destacar que Abbott va en busca de la reelección en noviembre. Y uno de sus pilares de campaña es similar a la política de ‘tolerancia cero’ del expresidente Donald Trump.

El adversario del gobernador

El principal adversario de Abbott es el excongresista y ex precandidato presidencial demócrata Beto O’Rourke, quien tiene una respuesta muy diferente a la del gobernador respecto a la tragedia de San Antonio.

“Necesitamos una acción urgente: desmantelar las redes de contrabando de personas y reemplazarlas con vías ampliadas para la migración legal que reflejen nuestros valores y satisfagan las necesidades de nuestro país”, escribió el político en su cuenta de la red social Twitter.

Las vías ampliadas de inmigración legal mencionadas por el candidato demócrata forman parte de la reforma migratoria prometida por Biden durante su campaña y que se encuentra estancada en el Senado por falta de votos de ambos partidos.

Con Información de Univisión.com