MUNDO

En tan solo 30 días la ciudad de Las Vegas puede quedarse sin agua por los incendios forestales de Nuevo México

Los incendios forestales de esta temporada de calor en los Estados Unidos siguen dejando importantes y significativas secuelas que preocupan a las autoridades gubernamentales y sobre todo a la población involucrada, en especial en las últimas horas los residentes de la ciudad de Las Vegas.

El caos originado en Nuevo México, lo que ha sido considerado por especialistas como el incendio forestal más grande de la historia registrado en dicho estado hizo que a raíz de la destrucción masiva, varios lagos, ríos y arroyos se contaminaran de manera drástica lo que pone en estado de máxima alerta a “la ciudad del pecado” por la gran posibilidad de quedarse sin suministro de agua limpia y potable en menos de 30 de un mes.

Menos de 30 días

Aunque no cesan los trabajos para poder evitar la problemática, especialistas ven con preocupación la gran probabilidad de que en menos de treinta días se genere la ausencia de agua en Las Vegas. Por ello, miles de trabajadores continúan con sus funciones para ayudar a evitar que la inundación cargada de cenizas no contamine aún más el suministro de agua potable.

En las localidades más cercanas a los bosques afectados la problemática está más que asentada, causando que sus residentes tengan la obligación y necesidad de ducharse con baldes de agua caliente para descontaminar el líquido y reutilizarla de ser necesario para otras actividades de limpieza.

Leo Maestas, administrador de la ciudad, afirmó que “es desalentador para nuestras familias y nuestros niños no saber que es posible que no tengan agua dentro de un mes”, a lo que también se refirió a la gran preocupación por parte del gremio gastronómico por no saber cómo afrontar la situación compleja para un sector que se desenvuelve fuertemente en una de las ciudades más turísticas de Norteamérica y el mundo por la diversidad de casinos.

Incendios

Lamentablemente las circunstancias se han convertido en las últimas décadas como algo normal de la temporada, bien sea por el marcado calentamiento y cambio global o también por irresponsabilidades de los seres humanos.

En este 2022 distintos residentes de Las Vegas y pueblos aledaños no tuvieron otra opción que abandonar sus hogares y huir con lo que pudieron para no ser alcanzados por las feroces llamas que arrasaron miles de hectáreas debido a vientos cálidos y secos sin precedentes.

Pero no sólo el estado de Nevada es quien sufre a raíz del desastre ambiental. Por ejemplo, las ciudades de Albuquerque y San Fe dejaron de consumir el agua del Río Grande ya que se secó dentro de los límites de ambas localidades de Nuevo México por primera vez en muchas décadas y por segundo año consecutivo, Arizona y de nuevo Nevada tendrán disminución marcada de agua proveniente del río Colorado a raíz de la significativa sequía.

Freddy González Gil

Comunicador Social venezolano-argentino, especialista en Artes Audiovisuales, amante del deporte y más de 15 años de experiencia | Buenos Aires, Argentina | Twitter | Instagram