Vladimir Putin enviará más invasores: por qué es una ventana para Ucrania y Occidente

Lejos de mostrarse fuerte, el jefe del régimen ruso parece cada vez más debilitado y la población comienza a percibirlo

Para entender a Vladimir Putin, escuchen lo que dice sobre sus enemigos. El 21 de septiembre, el hombre que invadió Ucrania dijo que las potencias occidentales “imponen agresivamente su voluntad… a otros países”. Desean el “saqueo” de Rusia, dijo el hombre con un palacio de mil millones de dólares. “Han recurrido incluso al chantaje nuclear”, dijo, y amenazó con una respuesta nuclear si Ucrania intenta recuperar el territorio que le robó.

Tras humillantes reveses en el campo de batalla, el déspota ruso intenta dar una señal de fuerza. Además de la amenaza nuclear, que los ucranianos desestimaron como un bluff, ordenó una movilización parcial, prometiendo enviar soldados para reforzar su fuerza de invasión, y prometió apoyar a las “repúblicas” títeres de Ucrania, que planean celebrar referendos este fin de semana sobre su anexión a Rusia. Estas falsas votaciones, convocadas con tres días de antelación, darán a Putin una excusa retórica para tratar los ataques ucranianos en el Donbás como ataques a la propia Rusia, lo que en teoría podría invitar a represalias nucleares. El Sr. Putin está redoblando su desastrosa guerra.

Sin embargo, la estridencia de su oratoria sugiere pánico en lugar de poder. El error de Putin en el campo de batalla ha provocado las primeras grietas en su aura de mando indiscutible en Rusia. Aunque las emisiones de televisión mienten constantemente sobre la guerra y las voces alternativas son amordazadas, la realidad en Ucrania es ahora tan diferente de la fantasía que se transmite en los hogares rusos que es difícil para el Sr. Putin mantener su narrativa. Quizá por eso su guerra informativa se está debilitando también en el extranjero.

A los rusos les dice que la guerra no es una guerra, sino una “operación militar especial” que pueden ver sin sacrificio personal. A sus enemigos ucranianos y a sus partidarios de la OTAN, les dice que enviará muchas tropas adicionales: su ministro de Defensa sugiere que irán 300.000. Para disimular el abismo entre estos mensajes, subraya que la movilización se limita a las reservas militares (sólo el otro bando, insiste, utiliza hombres como “carne de cañón”). En realidad, Putin no puede ordenar un reclutamiento masivo, ya que amenazaría su régimen. Incluso una movilización parcial está provocando protestas generalizadas y una carrera hacia la frontera para evitar ser llamado a filas.

El tiempo no está del lado de Putin. Los reservistas no necesitan que se les enseñe a disparar directamente, pero siguen necesitando formación para enfrentarse al nuevo equipo y a las condiciones locales. Si se despliegan demasiado pronto, morirán en masa. Podrían incorporarse a las unidades ya existentes y agotadas. Eso facilitaría a Rusia la defensa de sus líneas, aunque probablemente no la organización de nuevas ofensivas. No tiene suficientes armas para una fuerza de invasión mayor, entre otras cosas porque muchos de sus soldados abandonaron sus armas y tanques cuando huyeron de los recientes avances ucranianos. Pasarán meses antes de que la “movilización parcial” de Putin suponga una gran diferencia sobre el terreno.

Esto da a Ucrania una oportunidad. Sus partidarios occidentales deberían aumentar el suministro de armas, incluidos los misiles de mayor alcance. Las mejores armas de la OTAN no deben utilizarse para atacar a la propia Rusia, pero las partes de Ucrania que Rusia está a punto de anexionarse ilegalmente no deberían estar fuera de los límites. Occidente también debería entrenar a más soldados ucranianos. El país tiene muchos aspirantes a defensores muy motivados, pero hasta ahora sólo Gran Bretaña está ofreciendo formación básica a un gran número de ellos. Otros miembros de la OTAN deberían colaborar de inmediato, quizás dividiendo el trabajo para que un aliado se centre en la defensa aérea, otro en la artillería, etc. Cuanto más terreno pueda recuperar Ucrania antes de que lleguen los refuerzos rusos, más fuerte será su posición.

Cuando Putin invadió Ucrania, pensó que se rendiría. No lo hizo. Ahora espera que sus partidarios occidentales, que no tienen corazón para una larga lucha, corten los envíos de armas y presionen a Ucrania para que pida la paz. No deben hacerlo. El Sr. Putin está tratando de mostrarse fuerte porque está debilitado y el pueblo ruso está empezando a percibirloUcrania debe mantener el impulso en el campo de batalla. La paz llegará cuando los ciudadanos rusos comprendan que el Sr. Putin está perdiendo y no puede ganar.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.